Luis Arce promulga ley del censo y dice que demandas deben sentar un precedente

El presidente Luis Arce promulgó ayer la ley del censo, aseguró que las demandas iniciadas por los hechos sucedidos durante el paro en Santa Cruz deben sentar un precedente y que las agresiones racistas y vulneraciones a los derechos de los indígenas cruceños no pueden quedar en la impunidad.

“Promulgamos esta ley, escuchando al pueblo, tomando en cuenta los acuerdos del encuentro en Cochabamba, el trabajo de la comisión técnica de Trinidad y manteniendo la palabra que les di a las organizaciones sociales: el censo se llevará a cabo el 23 de marzo de 2024”, aseguró Arce, en su mensaje presidencial.

La autoridad aseguró que grupos radicales y delincuenciales generaron una escalada de violencia en Santa Cruz. “Quemaron la sede de los campesinos, saquearon la sede de la Central Obrera Departamental, violentaron otras sedes de organizaciones sociales, amenazaron a dirigentes y a sus familias, saquearon puestos de trabajo de la familia gremial, atacaron a transportistas y sus fuentes de trabajo”, aseguró.

En ese contexto, Arce indicó que las demandas iniciadas tanto dentro como fuera del país deben sentar un precedente. “Los procesos iniciados a nivel nacional e internacional deben sentar un precedente para que la violencia y el crimen no se normalice en nuestro país y para que nunca más una persona sea agredida y hasta asesinada por pensar distinto o ser distinto”, expresó.

El mandatario aseguró que los pueblos indígenas de Santa Cruz “han sufrido agresiones racistas y se han vulnerado muchos de sus derechos, y por supuesto que los delitos que se han cometido no pueden quedar en la impunidad”.

Arce indicó que no descalifica al comité interinstitucional ni a los cabildos que convocó, pero subrayó que lo que no comparte “es que se haya mentido al pueblo cruceño, que se haya pretendido generar una convulsión social utilizando el censo como bandera política, que se haya buscado trasladar el conflicto a otros departamentos para propagar la violencia”.

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y los líderes cívicos lamentaron que el presidente Arce, en su discurso, trate con odio y como si fuese delincuente al pueblo cruceño y ven que el Gobierno prepara una nueva ola de represión.

“Hoy (ayer) el presidente Luis Arce dio un mensaje que en realidad es una línea de acción represiva contra Santa Cruz. Acusó al pueblo cruceño y a sus autoridades de muchos crímenes, como si fuéramos un pueblo violento y que por puro gusto generamos un paro”, señaló Camacho.

Por su parte, el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, calificó el pronunciamiento de Arce como un discurso agresivo, de odio y racismo, en el que “no nos ha bajado de delincuentes, de racistas”.

“Lo llamamos a la conciencia (al presidente), que haga un mea culpa y que se dé cuenta de que el Gobierno ha sido el que ha fallado al pueblo boliviano (con el tema del censo). Y el pueblo en su justo derecho salió a las calles, que no se olvide que el que cercó Santa Cruz fue su Gobierno, el que trajo policías para atentar y abusar de la población cruceña”, apuntó el líder cívico.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, advirtió ayer que ningún delito cometido durante los 36 días de paro cívico en Santa Cruz quedará en la impunidad.

“Ningún delito que se haya cometido durante los 36 días de este paro forzado va a quedar en la impunidad y seguiremos investigando conforme a la normativa legal”, señaló la autoridad.

El ministro dijo que el saldo del paro fueron los daños económicos, muertos y heridos.

36 Días duró el paro en Santa Cruz por el tema del censo. Arce promulgó ayer la ley.

“Promulgamos esta ley, escuchando al pueblo, tomando en cuenta los acuerdos del encuentro en Cochabamba, el trabajo de la comisión de Trinidad”.

Luis Arce, presidente

Fuente: Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más