FmBolivia
Radio FmBolivia

¡Hasta el año! Despacho de las almas se hizo en calles y locales

63

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Este año, el despacho de las almas dejó los cementerios para tomar las calles y locales de fiestas debido a la pandemia, las restricciones y los controles realizados en las necrópolis paceñas durante la festividad de Todos Santos.

Entre el 1 y 2 de noviembre el Cementerio General recibió 60.000 visitas, la mitad de los más de 120 mil asistentes que tuvo en 2019, antes del coronavirus.

“La gente está entrando, pero visita a sus almas y se queda por muy poco tiempo, unos 15 minutos, por lo que no hay aforo ni tenemos mucha gente en el Cementerio. Por eso tampoco fue necesario cerrar las puertas. Pese a que mucha gente no estuvo de acuerdo, vemos que la medida sirve y se respeta”, señaló la directora de la Entidad Descentralizada Municipal de Cementerios de La Paz, Patricia Endara.

Del Cementerio a las calles
Las familias dolientes tomaron las calles aledañas para elevar rezos a sus difuntos.
Foto: Fredd Ramos/Página Siete

“Que se reciba la oración”, dice uno de los pocos resiris que logró ingresar al Cementerio General para el despacho de las almas. Este año la presencia de rezadores está prohibida, al igual que el armado de mesas en las tumbas.
Un resiri retorna a su hogar con las ofrendas recibidas.
Foto: Fredd Ramos/Página Siete

Los visitantes se limitan a dejar flores, a limpiar los nichos y elevar una oración. La fiesta y tradición se quedaron tras las puertas del Cementerio.

“El control está estricto, por eso nos hemos armado la tumba lo más cerquita que hemos podido. Es su primer año de visita, no podía hacerle faltar”, dice Celia Quispe, cuyo esposo falleció el año pasado por la covid.

Rodeada de canastas y ollas, en una acera contigua al camposanto, recibe a sus familiares y reparte los manjares preparados a otros ancianos y niños que se acercan a rezar.

Similar panorama se ve en la parte trasera del Cementerio. Allí los rezadores han encontrado un lugar perfecto para instalarse y elevar sus oraciones esquivando los controles ediles.

Cerca de la puerta principal hay largas filas de personas, pero no para ingresar a la necrópolis, sino para acceder a la vacuna y las pruebas. La mayor parte de los demandantes eran jóvenes menores de 18 años que esperaban impacientes su turno.
Los visitantes hicieron filas para recibir la vacuna y hacerse la prueba de covid.
Foto: Fredd Ramos/Página Siete

“Mucho tardan. Ya estamos un buen rato esperando y la fila no avanza”, se queja uno de ellos.

“La gente está accediendo a la vacuna y también se están tomando las pruebas. No hemos tenido dificultad y así toda la gente que entró al camposanto está con su prueba negativa o con su carnet de vacuna”, sostiene Endara. Añade que la población actuó de forma muy responsable “y eso es muy plausible”.

Primer año, llegan en comparsa

Pero las mesas no sólo están en las calles aledañas al Cementerio. En la avenida República de Villa Victoria, en los locales de fiestas se han instalados decenas de altares de gran magnitud. La tumba de Todos Santos de Mario Vigabriel Moreno es una de ellas.

Vigabriel, patriarca de una familia de raíces potosinas, falleció en enero pasado. Le sobreviven su dos hijas, Lizeth y Sandra. Por ser el primer año de visita le han preparado toda una fiesta, que terminó con un despacho de alma imperdible.

“Es su primer año. Dicen que no llega solo, sino en comparsa, con todos sus amigos: ‘Mi primer año es, acompáñenme a mi recibimiento’, les dice el alma a todos con los que se encontró en el plano espiritual. Y para eso hay que preparar una buena tumba con todo lo que les gustaba para que hoy (ayer) se vayan bien satisfechos”, explica Lizeth.

“En la tumba hemos puesto de todo lo tradicional y lo que le gustaba: escaleras, caballitos, chicharrón, trucha, chanka de pollo, chantilli. Y todo eso vamos a recoger con los padrinos para repartir entre los visitantes”, detalla Sandra, mientras en el local se instala la amplificación para los grupos de música.

La fiesta se planificó por meses. Desde los alimentos hasta las ofrendas que se entregarán a los invitados y el preparado de la chicha -que llegó desde Chayanta- con la que se celebra la ceremonia del “toro chico”, una especie de juego para disipar las penas y despedir al ser querido hasta el próximo año.

“El ‘toro chico’ es una costumbre de donde venimos. Hay dos personas vestidas de thinku que harán beber a las personas la chicha en una vasija en forma de torito. A ese torito hay que adornarlo y celebrarlo. Con eso le diremos ‘hasta el año’ a nuestro papito”, detalla Lizeth.

Llamita sin fiesta
En el cementerio La Llamita hubo controles y poca gente.
Foto: Leny Chuquimia/ Página Siete

“No dejan entrar con cosas. Me han dicho que no puedo armar la tumba”, cuenta entre lágrimas doña Eugenia en puertas del cementerio La Llamita, en la avenida Periférica. Apenada descarga su enorme atado y pide a quien pasa: “¿No quiere rezarmelo para mi almita?, bien hechito está mi pancito”, mientras muestra una t’antawawa de lluchu azul y ojos enormes.

A diferencia el Cementerio General, acá no se pide el certificado de vacuna ni se instaló una brigada móvil de pruebas o inoculaciones. Los controles se limitan a impedir el ingreso de comida, bebida, música y resiris.

Y es que éste es uno de los cementerios clandestinos en los que la tradición de Todos Santos está más arraigada. Año tras año, en su interior se armaban enormes altares a los que acudían familiares, grupos de rezadores y conjuntos musicales de diferentes estilos, que extendían la fiesta hasta altas horas de la noche, ya sea que llueva o haga calor.

“Ahora nos hemos salido a las aceras, pero no hay mucho espacio. Tampoco hay gente por los controles y de aquí mismo ya nos están levantando”, dice don Ricardo en un altar armado a las afueras del camposanto.

Los policías a cargo de los controles afirman que lo único que buscan es evitar que haya aglomeraciones que aceleren la escalada de la cuarta ola.

“Pero adentro otros tienen pan y cañas. A ellos no les dicen nada”, reclama una señora mientras le decomisan su bolsa.

Cementerios de El Alto se llenaron de familias

A diferencia de la urbe paceña, los cementerios de El Alto se llenaron de familias que asistieron a despedir a sus seres queridos sin restricción alguna. Y es que muchos de estos espacios son clandestinos.
Panes, comida y fruta se repartieron junto a bebidas y música de toda época, género y estilo. Todo, siempre de acuerdo con el gusto del difunto. Ni la fuerte lluvia con granizo logró que la tradición se perdiera.
El cementerio Mercedario fue uno de los más visitados. Los niños rezaron a todo pulmón a cambio de las ofrendas que se amontonaban sobre las tumbas.
En Mercedario hubo grupos musicales para acompañar a los difuntos y sus familias.
Foto: Carlos Sánchez /Página Siete

También hubo mucha actividad en el cementerio de Ventilla y en el de Villa Ingenio. En ambas necrópolis la fiesta se extendió hasta el anochecer, momento en que las tradicionales tarkeadas marcaron la despedida de las almas hasta el año siguiente.
Hacia el centro del país, en Cochabamba, no faltaron las cacharpayas en las que se cantaron coplas y se realizó la tradicional wallunka. En ésta, las mujeres se mecen en columpios muy altos para derribar con sus pies unas vasijas llenas de frutas colgadas en los postes.
Este año, en el camposanto de la Llajta se permitió el ingreso de alimentos para armar las tumbas, pero se restringió el consumo de alcohol.
Similar medida se tomó en Sucre y en Potosí donde las familias volvieron a los cementerios, luego de que éstos permanecieran cerrados en 2020.

“La gente visita a sus almas y se queda poco tiempo, por lo que no hay excesivo aforo. No fue necesario cerrar las puertas”

Patricia Endara, GAMLP

“El control está estricto, por eso nos hemos armado la tumba lo más cerquita posible. Es su primer año, no podía hacerle faltar”.

Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas