Tregua: cocaleros entre vigilia y venta de sus taques en las calles

Los cocaleros de los Yungas mantienen una vigilia permanente este fin de semana en la zona de Villa El Carmen tras días de enfrentamientos con la Policía por la recuperación de la sede de la Asociación Departamental de Productores de la Coca (Adepcoca). Mientras tanto, otros productores se apostaron en las calles para vender coca debido a la falta de garantías para ingresar al mercado legal custodiado por la Policía, en Villa Fátima.

Los dos bloques de cocaleros que están confrontados medirán mañana fuerzas en ampliados paralelos. Uno de los encuentros se desarrollará en puertas de la sede cocalera en Villa Fátima, convocado por Arnold Alanes, dirigente afín al partido de Gobierno. El segundo, fue convocado por otra facción de productores liderados por el Comité de Autodefensa, que exige que se les devuelva su sede y además desconocen a Alanes.

“Hay personas de La Asunta, de todo Yungas haciendo la vigilia correspondiente, en el lugar del hospital cocalero. Presumo que asistirán (mañana) a la asamblea una gran cantidad de socios. Somos alrededor de 42.000 socios. Por lo menos unos 30.000 socios van a estar presentes, ya que todos son de la zona originaria ancestral”, manifestó a Página Siete Víctor Gonzales, el presidente regional de la federación La Asunta. El dirigente cocalero también reiteró que se está convocando al 100% de los socios de las 17 regionales de las zonas cocaleras tradicionales.

Entre ayer y hoy los productores se reúnen en sus comunidades para analizar la crisis que se vive debido a la toma de su casa grande, el pasado 20 de septiembre. Además se alistan para asistir a la asamblea convocada por el Comité.

“El objetivo único del lunes es realizar una asamblea de unidad para demostrar que nosotros somos la mayoría en relación del (grupo del) señor Alanes y para que al Gobierno se le quite la venda de los ojos”, manifestó el presidente de la Regional Chamaca, Marcelo Apaza.

La convocatoria a la gran asamblea además tiene el propósito de “unificar a la familia cocalera, revalorizando la hoja de coca, velando los intereses de nuestra región, y en defensa de nuestros derechos, rechazando la toma de nuestra casa grande e intromisión del Gobierno en la toma de decisiones”.

Ambas partes en disputa se acusan de convocar para este lunes a personas ajenas al comercio de la hoja de coca, como a servidores públicos y hasta “a la señora de la tienda”.

Por su parte, el dirigente Alanes, que encabeza el grupo que tomó la sede el pasado mes, calificó la movilización de la otra facción como política.

“Esa movilización ya es políticas y las bases ya se están dando cuenta (…). Ese Comité de Autodefensa está convocando a personas que no tienen nada que ver con el comercio, con la producción de la coca. Están convocando a los trabajadores, a los de la tienda, a los del transporte”, aseveró Alanes.

Asimismo, el dirigente de La Asunta denunció que no se respeta a la mayoría y que a la asamblea convocada por Alanes asistirá gente que no tiene relación con la asociación cocalera. “Habrá gente contratada, habrá gente de otros lugares que nada tiene que ver con la producción de coca”, señaló el dirigente Gonzales.

Venta de coca en calles
La venta de coca en la acera del colegio Ave María, ayer. Foto: FM Bolivia

La mañana del sábado circularon fotografías de productores, apostados en las calles aledañas a la sede de Adepcoca, con sus taques de coca a la venta. Gonzales y Apaza coincidieron en que se trata de productores que no ingresan al mercado debido a la falta de garantías y por ello prefieren vender en las calles.

Por su parte, Alanes aseguró que ayer en la mañana se reactivó la actividad comercial en el mercado y dijo que se garantiza el comercio e ingreso a la sede. Confirmó la venta de coca en las calles, pero afirmó que se trata de productoras que venden por libras y no así por taques.

Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más