FmBolivia
Radio FmBolivia

Héroes que aplacaron incendios en Roboré despiden a su colega

3

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Los 50 héroes de los Bomberos Antofagasta que combatieron los incendios en Roboré, Santa Cruz, por casi 20 días, llegaron la tarde de ayer a La Paz, a las 18:45, y sólo unos minutos después de que aterrizara el helicóptero que trajo el cuerpo de su compañero fallecido en Coroico (Yungas) el fin de semana.

El acto de celebración por su llegada se convirtió entonces en un cortejo fúnebre para rendir homenaje a su camarada caído. El cuerpo del suboficial segundo Lucio Mamani Callisaya llegó en el helicóptero presidencial desde Coroico.

Con el overol rojo, algunos con cascos, y cargando sus mochilas y equipo de trabajo, los 50 bomberos bajaron del avión Hércules. En sus rostros se notaba el cansancio y eso se sumó el cristalino reflejo en sus ojos al borde del llanto luego de confirmarse la muerte de Mamani.

El suboficial murió luego de caer casi 500 metros en un barranco en los Yungas cuando trataba de mitigar un incendio. Los bomberos formaron una columna de honor y marcharon tras la ambulancia que llevaba los restos del héroe caído.

“La divinidad ha permitido que acompañen el féretro de nuestro hermano Mamani Callisaya (…) Bienvenidos hermanos que vienen de la Chiquitania, bienvenidos 50 valerosos bomberos, bienvenidos al seno de su hogar, bienvenidos al lugar de donde partieron, felicidades por su trabajo”, les expresó el comandante general de la Policía, Vladimir Calderón.

“Trabajábamos entre ocho y nueve, hasta 12 horas continuas (…) No teníamos un horario fijo porque las labores se daban desde las cuatro, cinco o seis de la mañana”, relató el subteniente Henry Ríos, en cuyos ojos se notaba el cansancio.

“Teníamos que alimentarnos a base de lo que había y a base de algún tiempo que podíamos sacar en medio del trabajo, del fuego, del humo y etc. Raciones secas como galletas, algunos alimentos enlatados, embutidos, pan y agua, servían”, recordó.

Explicó que su labor era de erradicar más del 50% de los incendios. Ríos afirmó que lo que le impulsaba a seguir era la convicción de querer hacer algo por el país y de “saber que nosotros podemos hacer un poco más, que podemos colaborar con nuestra sociedad, dar un poquito más por los bolivianos”. Aseguró que, de ser necesario, volvería a la zona del incendio para hacer su trabajo.

Ríos y sus compañeros decidieron velar, desde anoche, el cuerpo de Mamani en la Estación de Bomberos de la calle Sucre. Ayer, algunos familiares los recibieron.

Hoy seguirá el velorio.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas