FmBolivia
Radio FmBolivia

Javier, el dueño de un restaurante que daba de comer a su presunto asesino

400

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Javier Maturano, de 38 años, era un hombre trabajador que, junto con su pareja Medarda Soleto, tenía un negocio llamado “Pollos Cami”, en inmediaciones de la zona del Cambódromo, octavo anillo de Santa Cruz, desde donde solían, por caridad, dar de comer a un hombre en situación de calle que frecuentaba el lugar. Éste fue detenido ayer por ser el principal sospechoso del asesinato del dueño del restaurante.

Javier y Medarda llevaban una relación sentimental durante cinco años y, como muchas parejas en el país, planificaron abrir un negocio propio a fin de reunir dinero para comprar una casa y luego casarse, según cuentan sus familiares.

Así empezaron. La pareja abrió un restaurante en el que ofrecía a la venta pollos a la broaster y al spiedo, en un sector comercial por el Cambódromo; además él era chofer de un tráiler en el que transportaba carga a las provincias del departamento de Santa Cruz.

“Él era una gran persona, con deseos de triunfar, por eso pusimos este negocio para juntar dinero y comprarnos una casita”, contó Medarda.

El negocio marchaba bien y sumado a eso, la pareja era muy solidaria con la gente necesitada, en especial con una persona en situación de calle que frecuentaba el restaurante y al que daban un plato de pollo siempre.

Sin embargo, Javier tenía una preocupación: los actos delictivos se habían incrementado en la zona, ya que la semana pasada grupos de malhechores ya habían robado la ganancia de una salteñería y una motocicleta de una caseta.

Maturano, que en la semana había retornado de una viaje de trabajo, decidió coadyuvar con las tareas de su negocio y quedarse a dormir en la noche del sábado en su restaurante, a fin de cuidar el lugar, pero antes de eso, él y su pareja ayudaron a la persona que solía esperar para recibir un plato de comida.

“Ese chico iba todos los días a pedir comida y siempre se le daba, pero el sábado en la noche, como a las 18:00, no había pollo cocido; entonces él esperó el pollo, dijo: ‘yo voy a esperar señorita’. Él es muy amable (pero) todo drogado e ido. Él esperó, mi hermana incluso le invitó un vaso de chicha, no tomó más que un trago de chicha y ahí dejó el vaso. Y después le dijo: ‘présteme su baño’. Entró al baño y estuvo unos 10 a 15 minutos, hasta que mi hermana le tocó la puerta. Pienso yo, que él estaba planeando todo porque fue por la ventana del baño que entraron a robar”, relató a Página Siete Virginia Soleto, cuñada de la víctima.

Las primeras horas del domingo, cuatro hombres arribaron hasta el sector de los puestos comerciales, dos supuestamente se quedaron vigilando fuera del lugar y otros dos presuntamente ingresaron por la pared, se dirigieron al puesto del restaurante y se presume que entraron por la ventana del baño, de acuerdo con el relato de los familiares.

Javier, que dormía ahí, al percatarse del hecho, intentó detener a los delincuentes, pero no tuvo éxito.

“Han peleado aquí, hasta que lograron tumbarlo, porque él es forzudo, lo tumbaron y con el cable del refrigerador lo liquidaron”, relató uno de los vecinos de la víctima.

Los antisociales asfixiaron a su víctima, dejándolo tendido en el piso de la cocina, lo cubrieron con un mantel y procedieron a sacar garrafas, un televisor y el dinero de la ganancia del negocio, según contaron.

“Parece que fueron cuatro, dos al menos entraron a la tienda a pegarle, a matarlo a él y había otras dos personas esperando afuera para llevarse las cosas en una vagoneta. Se han llevado nueve garrafas, la Tv y otras cosas más”, relató Medarda Soleto a Unitel.

Pasadas las 6:00 del domingo, comerciantes de otros puestos y familiares tocaron la puerta del restaurante para ver cómo había amanecido Javier, pero al no recibir respuesta, procedieron a forzar la puerta a fin de ver qué había ocurrido y vieron que el cuerpo de la víctima estaba tendido en el piso.

El hecho fue reportado a la Policía, instancia que revisó las cámaras de seguridad, recabó las declaraciones de algunos testigos del lugar y procedió al arresto de varias personas sospechosas del crimen, de los cuales tres quedaron en calidad de aprehendidas, entre ellas, el hombre que iba con frecuencia a pedir comida al restaurante, informó la cuñada de la víctima.

“Hay tres detenidos, confesaron que ellos lo mataron, entraron a la tienda y lo mataron. La Fiscalía nos lo ha presentado ahora que ellos son los asesinos”, detalló Virginia Soleto.

“Yo a uno de ellos lo reconocí, que siempre él, ese maleante iba por la tienda, yo le regalaba pollo a él, le regalaba. Ahora lo reconocí que era él, en la parte de la pierna tenía una herida, estaba con sangre, los otros dos no los vi muy bien”, reveló la pareja de la víctima.

Javier Maturano era oriundo de Chuquisaca. Sus restos son velados en su domicilio en la ciudad de Santa Cruz y se aguarda que la familia del fallecido arribe de Sucre a la urbe cruceña. Los familiares prevén para este martes realizar el entierro.

Cinco asaltos armados en una semana

Con este caso, Página Siete contó cinco asaltos armados registrados en la última semana de julio y el primer día de agosto del presente año, en el eje troncal del país.

El pasado fin de semana, a un joven le dispararon en el cuello a la salida de un local nocturno en el municipio de Yapacaní, Santa Cruz; se presume que fue un asalto. Entre el lunes y martes ocurrieron dos hechos graves en Cochabamba, un grupo de delincuentes dispararon contra dos librecambistas y les robaron todo su dinero; otro ciudadano perdió la vida tras recibir varios disparos, cuando estaba al interior de su vehículo.

En La Paz, un joven fue asaltado y apuñalado por una pareja en la zona Chamoco Chico de la ciudad de La Paz. Vecinos que auxiliaron a la víctima lograron detener a uno de los antisociales y lo golpearon hasta quitarle la vida. Tres vecinos fueron procesados por ese deceso.

En la semana, suman tres asaltos a negocios en el Cambódromo

El robo y crimen en el restaurante “Pollos Cami” es uno de los tres hechos registrados en los puestos comerciales ubicados en inmediaciones de la zona del Cambódromo en Santa Cruz en una semana.

Los comerciantes aseguraron que en pasados días los antisociales robaron el dinero de una salteñería y se llevaron una moto de otra caseta. “Son tiendas comerciales, de la misma casa, del mismo dueño, y ya entraron a las otras cuatro tiendas, entraron a todas las tiendas, en una semana hicieron eso”, manifestó Virginia Soleto a Página Siete.

Otra comerciante relató que la semana pasada, pese a que por iniciativa propia, algunos dueños de negocios pusieron seguridad y otros se quedaron a dormir en las casetas. “Ya no hay seguridad ni quedándose, porque ellos entran, roban y aparte los matan”, denunció.

Efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz revisaron las imágenes de las cámaras de seguridad y recabaron declaraciones de testigos para ver si se trata del mismo grupo delictivo que operó en anteriores hechos por la zona.

“(Estamos) actuando sobre anteriores antecedentes que había por el lugar. De una de las casetas había una sustracción de una moto, la cual se recuperó y fue entregada a personal de Diprove, por personal de acá de la EPI. Estamos viendo si son las mismas personas”, informó Marco Tórrez, subdirector Felcc cruceña.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas