Iglesia insta a evitar movilizaciones

8

El secretario para la Pastoral de la Conferencia Episcopal Boliviana, Ben Hur Soto, llamó al diálogo y pidió evitar movilizaciones, ante la difícil situación que provocó la pandemia del Covid-19.

Este domingo, en ocasión de la homilía que celebró en la Basílica de San Francisco, exhortó a que haya un compromiso social.

“Hacemos un llamado al diálogo en lugar de movilizaciones; políticas claras ante la preocupante situación económica y el desempleo”, refirió Soto.

Remarcó la preocupación por todas las acciones que ponen en riesgo la salud de las familias bolivianas.

“Violencia en las calles causando daños a los bienes del Estado, arruinando ambulancias, la falta de insumos y reactivos médicos, y el colapso en los hospitales es algo que se ve todos los días, preocupa que cada día haya levantamiento de cadáveres de más de 50 personas al día a nivel nacional, y muchos de ellos sospechosos de Covid-19”, afirmó.

El llamado de Soto se registra en momentos que dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y organizaciones afines al MAS convocaron a movilizaciones, huelgas y bloqueos a partir de mañana, en protesta por la decisión del Órgano Electoral de aplazar las elecciones generales hasta el 18 de octubre.

SANTA CRUZ

En la misa de domingo celebrada en la Catedral “San Lorenzo” de Santa Cruz, se observó un mayor número de fieles que el anterior domingo.

La eucaristía dominical celebrada por monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, contó con la participación de una nutrida feligresía que acató las medidas de bioseguridad y el control del aforo en un 30 %. Como en domingos anteriores, se observó la participación del gobernador Rubén Costas y de la alcaldesa interina Angélica Sosa. En la homilía, Gualberti alertó ante “las graves consecuencias sanitarias, económicas y políticas que dejan un mundo más desigual e injusto. Un problema que aflige también a nuestro país”.

Al recordar el Evangelio, el líder religioso dijo que Jesús “nos manda a que nosotros mismos le demos de comer en un testimonio de caridad y solidaridad cristiana”.

El arzobispo recordó que miles de millones de pobres mueren en el mundo y que, siguiendo el ejemplo de vida del Hijo de Dios, hay que ser solidarios con el prójimo.

“Frente a la muchedumbre que aguardaba, Jesús pide a la gente que ponga de lo suyo y él complementará lo que falta. Así, con la bendición de panes y peces, pudo obrar el milagro de la multiplicación y alimentarlos”, recordó.

Gualberti recuerda que, en ese momento, Jesús dejó una enseñanza a sus discípulos, que es válida también para hoy día: “No recurran a la solución más fácil, háganse cargo del problema”, exhortó.

Para el prelado, el buen discípulo que sigue al Jesús de la vida “sacia el hambre de pan y de cercanía con gesto humano”.

Recordó que los católicos se caracterizan por su testimonio de fe, de valentía y coraje en un mundo indiferente a Dios que se mueve entre hostilidades. “Obtendremos una victoria gracias a aquel que nos amó”, plantea monseñor Gualberti que también hace un llamamiento para “aliviar el dolor de los contagiados y familiares sus familiares, solidarizándose con los más pobres y necesitados”

Este domingo, a las 11.00, la misa oficializada en la catedral tendrá un momento de oración por los periodistas y trabajadores de los medios. (Agencias)

El Diario.