Hay rechazo y preocupación por clausura del año escolar

28

De sorpresa, el Gobierno anunció ayer la clausura del año escolar 2020 para el subsistema de educación regular de los niveles inicial, primario y secundario de los colegios fiscales, privados y de convenio. El Ejecutivo indicó que los estudiantes pasan al otro grado de forma inmediata y no habrá reprobación de curso. Casi de inmediato los sectores involucrados rechazaron la medida porque no fue consensuada y expresaron su preocupación por no buscar otras alternativas.

“(La medida) entrará en vigencia a partir de este lunes 3 de agosto, la clausura se da porque principalmente los niños del área rural no tienen internet, el sistema de fibra óptica sólo llega a las ciudades. Esto implica la promoción de los estudiantes al curso superior”, dijo ayer el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, en una conferencia de prensa.

El Ejecutivo instruyó además a las unidades educativas a cumplir con los trámites administrativos durante el resto del año 2020. Indicó que de forma paralela el Ministerio de Educación, Deportes y Cultura continuará fortaleciendo la formación, capacitación y desempeño de los maestros para el manejo de los recursos educativos de la modalidad a distancia y virtual.

Sobre los salarios de los maestros, Núñez dijo que en el sistema fiscal los educadores cobrarán con regularidad pese a la clausura del año escolar. En el caso del sistema particular, el Ministro de la Presidencia explicó que los colegios privados tienen que llegar a un acuerdo con los profesores en el tema de los sueldos y con los padres de familia respecto a las mensualidades.

El Ministerio de Educación dio otra versión sobre por qué se decidió clausurar las clases. Mediante un comunicado, esta cartera de Estado culpó a los dirigentes de los maestros e indicó que se negaron a dialogar con el Gobierno para mejorar la educación. El Ejecutivo denunció, además, que los profesores amenazaron con “tomas de instituciones a nivel nacional”, además chantajearon a sus bases para que participen en las protestas.

Horas más tarde, la presidenta Jeanine Añez dio una tercera versión e informó que la decisión de clausurar la gestión escolar 2020 fue para preservar la salud de los niños y jóvenes y evitar que los contagios por coronavirus se disparen aún más. “Como madre, sé lo que es la preocupación por la salud de las familias. Enviar a los estudiantes a clases en plena pandemia hubiera disparado el contagio entre ellos y entre sus familias”, dijo.

El ejecutivo nacional de la Confederación Nacional de Maestros de Educación Rural de Bolivia, Andrés Huayta, dijo que rechazan la decisión del Gobierno porque se eligió el camino más fácil. Explicó que coinciden con Núñez sobre los problemas con la conexión de internet en el área rural. “Es absolutamente falso decir que nosotros queríamos volver a las clases presenciales, nosotros no estábamos de acuerdo con el decreto, pero decidimos de trabajar, entramos en una especie de pausa y nos estábamos preparando para las clases virtuales”, dijo.

Huayta aclaró que el sector estaba preocupado en la elaboración de cartillas para la educación a distancia. “No podemos dejar a nuestros estudiantes en nada, nosotros seguiremos trabajando”, sostuvo. Rechazó las acusaciones de promover conflictos y aclaró que no participa en las convocatorias de la Central Obrera Boliviana.

Para el secretario ejecutivo de la Federación de Maestros Urbanos de La Paz, Leandro Mamani, la determinación del Gobierno es una muestra del fracaso del plan de educación virtual que fue promovido por el ministro Víctor Hugo Cárdenas.

“Cuestionamos la actitud tozuda del Ministro de Educación (Cárdenas), que se enfrascó en seguir con la educación virtual, nosotros advertimos que estaba condenada al fracaso. Esta medida es un camino fácil para evitar conflictos. Comprobamos que el Gobierno no invertirá para solucionar el problema de la educación, que se había agravado con el anterior gobierno (del MAS)”, aseguró Mamani.

Los maestros de los colegios particulares rechazaron la medida del Gobierno e indicaron que no fue consensuada con los sectores. Alertaron que están emergencia porque se dejará en la calle a más de 36.000 profesores en el país. En algunos casos, los profesores enviaron comunicados a los padres de familias para indicar que las clases continúan pese al anuncio del Gobierno.

El pasado 8 junio, representantes de maestros y padres de familia de colegios fiscales y privados advirtieron que la falta de un reglamento, un currículo reducido, una metodología, la determinación de un tiempo y la inversión son las principales falencias que ponen en el limbo la aplicación de la educación virtual en Bolivia.

Padres dicen que no pagarán cuotas, maestros seguirán con clases

Padres, profesores y representantes de colegios privados recibieron la noticia de la clausura de año escolar 2020 como un balde de agua fría. Los primeros anunciaron que no pagarán las pensiones, los segundos indicaron que seguirán con las clases y los terceros advirtieron el cierre de los establecimientos.

La Asociación Nacional de Padres de Familia expresó su preocupación por la decisión gubernamental de clausurar el año escolar 2020 y lamentó la determinación. “Expresamos nuestra preocupación por la decisión extrema de clausurar el año escolar por las consecuencias negativas en el proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestros hijos”, dijo el presidente de la organización, José Antonio Pereira.

El dirigente anunció que no pagarán las pensiones escolares, pero indicó que no se descarta la aplicación de la “solidaridad diferenciada” en comunidades educativas, que en este tiempo demostraron empatía y consideración con la economía de las familias.

Gerardo Durán, uno de los representantes de la Asociación Nacional de Colegios Privados de Bolivia (Andecop), informó que el sector está en emergencia y advirtió el cierre de algunos establecimientos por falta de ingresos.

Los maestros de los colegios particulares alertaron que están emergencia porque se dejará en la calle a más de 36.000 profesores en el país. Según los educadores, mientras el Gobierno no emita una norma o apruebe un decreto supremo sobre la clausura escolar, ellos continuarán impartiendo clases a sus alumnos.

“Rechazamos cualquier atentado a la Constitución Política del Estado, que en su artículo 13 habla sobre los derechos fundamentales de las personas, cualquier disposición que afecte estaría contra la Constitución misma, es una declaración que ha hecho un ministro (Yerko Núñez) de manera política e inconsulta a los actores de la educación, dejando sin trabajo a más de 36.000 profesores y 360 mil estudiantes sin aprendizaje, solamente en establecimientos privados”, explicó el coordinador de la Plataforma por la Educación y la Vida, compuesta por profesores de colegios privados, Alain Rivero.

Pagina Siete.