Bolivia retoma la vía a elecciones con aval interno e internacional

Con el respaldo de la comunidad internacional y el aval de la mayoría de los candidatos y partidos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), reencamina el proceso eleccionario. Plantea que el día de votación sea en septiembre y que a mediados de julio se reanude el calendario.

Para consolidar este paso, el TSE envió al Legislativo un proyecto de ley, que prevé que el domingo 6 de septiembre sea la fecha tope para los comicios.

“El proyecto prevé la realización de la elección general hasta el domingo 6 de septiembre de 2020. Una vez publicada la ley, el Órgano Electoral fijará ese día como fecha de la elección general a través de una resolución”, se lee en el pronunciamiento que emitió ayer el TSE.

El organismo electoral arribó a esa fecha límite después de un “intenso proceso de negociación, consultas y análisis con todas las candidaturas y organizaciones políticas”.

La iniciativa de diálogo del TSE con los actores políticos viene de semanas atrás y tuvo el apoyo de países y de entidades como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea.

Ayer, tras el pronunciamiento que emitió el TSE, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó que el organismo internacional “acoge con beneplácito” la decisión para que las elecciones se celebren el 6 de septiembre, y pidió a los partidos y al Gobierno cooperar con el ente electoral para que los comicios sean “pacíficos, transparentes e inclusivos”.

Guterres subrayó que “a solicitud del TSE y con el apoyo de la Unión Europea, Suecia, Canadá y el Reino Unido, las Naciones Unidas seguirán brindando asistencia técnica al Órgano Electoral Plurinacional, incluso sobre las medidas de mitigación que permitan que las elecciones se lleven a cabo en las mejores condiciones sanitarias posibles”.

El respaldo a la iniciativa del TSE de parte de la mayoría de los partidos y postulantes se reflejó ayer, cuando el presidente del TSE, Salvador Romero, presentó la propuesta de la nueva fecha. En esa cita estuvieron presentes los candidatos a la presidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS), de las alianzas Comunidad Ciudadana (CC) y Libre 21, además de los representantes de otras organizaciones políticas.

El proceso de concertación fue liderado por Romero, quien se reunió en tres ocasiones con representantes de las fuerzas políticas. Se trató -contó una fuente- de reuniones bilaterales privadas para acordar la fecha, tomando en cuenta la crisis sanitaria que vive Bolivia por la Covid-19.

Tras la cita en la sede del TSE, el candidato de CC, Carlos Mesa, afirmó: “Comunidad Ciudadana está presente para expresar su respaldo con lo que han sido las consultas previas que nos ha hecho el Tribunal Supremo Electoral y su acuerdo en esa postergación y en la fecha que se ha determinado”.

El candidato de la alianza Libre 21, Jorge Tuto Quiroga, manifestó que el trabajo del TSE para concertar posturas, con el fin de fijar el día de las elecciones, se dio porque se busca que las nuevas autoridades a ser elegidas gocen del respaldo legítimo de toda la población, y eso sólo se logrará con la participación masiva del electorado, cuando pase el peligro de la Covid.

“Esta elección tendrá la peculiaridad de ser la más importante de la historia en las circunstancias más raras, difíciles e inéditas de la historia porque hacer campaña en medio del coronavirus será totalmente diferente para todos”, reflexionó Quiroga.

El candidato del MAS, Luis Arce, sostuvo que su partido como “primera fuerza nacional indiscutible” fue el que hizo viable el acuerdo entre el TSE y los actores políticos, e instó al Órgano Electoral a que la fecha establecida “se cumpla”.

“Dar la certeza a los bolivianos de que este año habrá elecciones y que esas elecciones se realizarán el próximo 6 de septiembre. Esperamos que el TSE tome las previsiones para que esa fecha se cumpla y se tenga todo el material de bioseguridad para los votantes, los jurados y todos quienes estarán en las elecciones del 6 de septiembre”, afirmó.

En el encuentro entre los vocales del TSE y los candidatos hubo dos grandes ausencias. No estuvo presente el postulante de Creemos, Luis Fernando Camacho, ni la candidata de Juntos, la presidenta Jeanine Añez.

Camacho, un día antes, envió una carta al TSE, en la que expresó su rechazo a fijar cualquier fecha para los comicios, en tanto no se garantice la participación plena de todos los bolivianos que cumplan 18 años hasta el día de votación, y se informe sobre los actos fraudulentos de las elecciones anuladas del 20 de octubre de 2019.

El vocero nacional de la alianza Juntos, Edwin Herrera, sostuvo que no hubo un acuerdo con las organizaciones políticas, sino “una ronda de consultas”, pero recalcó que esa fuerza acatará de forma democrática todas las decisiones del TSE.

“No hemos participado, porque no es verdad lo que se ha dicho esta mañana de que hubo un acuerdo con las organizaciones políticas. Lo que hubo fue una ronda de consultas y no se habló de una fecha establecida, así que faltan a la verdad cuando dicen que hubo un acuerdo con todas las fuerzas políticas” afirmó Herrera.

El paso del TSE

Legislativo. El TSE envió al Legislativo el proyecto de ley que prevé elecciones hasta el 6 de septiembre. Una vez publicada la ley, el Órgano Electoral ratificará esa fecha a través de una resolución.
Apoyo Las Naciones Unidas, la Unión Europea y otros países brindarán asistencia técnica en el proceso electoral, incluso en las medidas de mitigación por el coronavirus, a pedido del Órgano Electoral.
Desacuerdo La alianza Creemos, que lidera Fernando Camacho, rechaza el acuerdo del TSE y los partidos. Pide priorizar la salud y atender la emergencia de la Covid. Juntos dice que acatará las decisiones que tome el TSE.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.