FmBolivia
Radio FmBolivia

Ocho pacientes necesitan UTI al día, sólo operan 2 de 15 en el Hospital de Clínicas

26

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El clamor por una cama de terapia intensiva en las puertas del Hospital de Clínicas se repite todos los días. Según médicos y trabajadores de salud, diariamente al menos ocho personas llegan a este establecimiento de salud solicitando un espacio, pero son rechazadas porque pese a contar con los equipos, sólo dos de 15 camas de terapia intensiva funcionan por falta de personal.

“Por favor: necesito conseguir una cama de terapia intensiva. Mi esposo está muy mal”, decía una mujer que se encontraba el jueves en la puerta de la sala de Emergencias del Hospital de Clínicas. Una de las enfermeras salió y le respondió: “Aquí no tenemos, debe ir a otro lado”. Por lo que, afligida, tuvo que ir en busca de UTI a otro establecimiento de salud.

“Cada día llegan entre siete a ocho personas buscando una UTI. Como no hay personal, les tenemos que decir que no hay camas y se van a buscar a otros hospitales”, contó a Página Siete una enfermera de este establecimiento de tercer nivel que prefirió no dar su nombre.

La jefa de UTI del Hospital de Clínicas, Priscila Villafuerte, explicó que tan sólo en esta última semana hubo varias solicitudes. “El lunes había siete; el martes, cinco; el miércoles, dos; y el jueves, cinco”, dijo.

La profesional reconoció que en este hospital hay 13 camas de UTI sin funcionar pese a estar equipadas. Sólo dos funcionan y siempre están ocupadas.

“No podemos habilitar más camas porque no hay personal”, dijo Villafuerte e indicó que actualmente en esa área sólo tienen cuatro especialistas, seis enfermeras, seis auxiliares y cuatro trabajadores manuales. “Ese personal no es suficiente, no alcanza para atender a los pacientes los siete días de la semana”, recalcó.

Sobre este punto, el director del Hospital de Clínicas, Jhonny Ayllón, dijo que “en esa área hay pacientes críticos, por eso su cuidado debe ser minucioso”.

La falta de personal en el área de UTI es un problema que se agudiza desde hace dos meses. A mediados de marzo, más de 120 trabajadores de las dos salas de UTI -una con seis camas y otra con nueve- no volvieron al hospital porque no se renovaron sus contratos desde la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem).

Ayllón recordó que las 15 camas de las salas de UTI fueron funcionales porque el Ministerio de Salud contrató al personal por la pandemia de la Covid-19, vía Aisem con financiamiento del Banco Mundial (BM).

Los contratos de este personal especializado duraban tres meses y fueron renovados en tres ocasiones, pero como ya no se contaba con recursos, en enero de este año las autoridades optaron por recontratar al personal por dos meses. “Esos contratos concluyeron en febrero, aún así el personal se quedó hasta el 15 de marzo. Pero, Recursos Humanos indicó que no pueden trabajar ad honorem”, dijo Ayllón.

Por eso, el 15 de marzo se decidió cerrar por completo la sala B -con nueve camas de terapia intensiva- y atender a los pacientes críticos en la sala A donde sólo operan dos UTI.

Hoy, en la sala B de terapia intensiva sólo se ven camas vacías, monitores apagados, ventiladores sin funcionamiento, frazadas amontonadas y el polvo que se apodera de todo ese ambiente. En la puerta un candado resguarda el ingreso a esta área que en tiempos de pandemia salvó muchas vidas.

Alejandro Enríquez, exjefe de la UTI, contó que fue muy costoso habilitar esos espacios y equipar las salas, pero se logró su funcionamiento al 100%.

“Es más, estaba planificado ampliar la UTI con otras ocho camas más, pero ahora no hay nada de eso por falta de personal”, lamentó.

“Es muy doloroso saber que la UTI más grande del sistema público no funciona y no ayuda a salvar vidas”, dijo Enríquez y alertó que si estos equipos no funcionan, se podrían arruinar.

Villafuerte aseguró que se cansó de solicitar personal al ministro de Salud, Jeyson Auza; al director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, Mayber Aparicio, y al gobernador, Santos Quispe. “Nadie nos hizo caso”, lamentó.

El director del Hospital de Clínicas dijo que sólo el Ministerio de Salud puede dar personal y aseguró que este establecimiento de salud no puede contratar recursos humanos porque no tiene ingresos.

Villafuerte explicó que para la UTI es importante contar con personal “que sea de planta porque existe una gran demanda de pacientes que buscan una cama de terapia intensiva”.

“Para mí es bien difícil rechazar a los pacientes y decir que no hay camas, porque es como firmar una sentencia de muerte. Al no contar con ese espacio, sabemos que el paciente puede morir. Eso es muy duro”, lamentó Villafuerte.

La familia de Marco Antonio Aramayo, exdirector del Fondo Indígena, vivió recientemente este calvario. Cuando llegó al Hospital de Clínicas, él requería una cama de terapia intensiva, pero no hubo un espacio, tuvo que ser trasladado a otro hospital y falleció.

En La Paz hay otros hospitales que también tienen camas de UTI, pero muy pocos pertenecen al sistema público y siempre están llenos. Muchas familias se ven obligadas a llevar a sus seres queridos a un centro privado y deben pagar entre 6.000 a 8.000 bolivianos por día.

La familia de Rubén, un joven de 23 años, lo internó hace un mes en un hospital privado por la tuberculosis meníngea que complicó su salud.

“Cuando tuve conocimiento del caso, hace un mes, vinimos al hospital para que pueda ser trasladado, pero nos indicaron que no había camas”, dijo el doctor del Punto focal Rafa de Tuberculosis, Daniel Jaimes.

Ahora, la familia está desesperada porque la deuda con el centro privado crece cada día. “Deben más de 80.000 bolivianos”, dijo Jaimes.

La familia recurrió a la Asociación de Pacientes con Tuberculosis para solicitar ayuda. Los representantes de la organización se movilizaron y pidieron al hospital que acepte al joven ya que él está asegurado al SUS.

“La mamá está desesperada porque no puede conseguir el dinero para pagar el hospital y en cualquier momento solicitará el alta de su hijo”, dijo.

La representante de los pacientes con tuberculosis, Paola Pinto, consideró que “es una pena que saquen al paciente y lo lleven a su casa para que muera, por falta de dinero y de una UTI”.

¿Por qué es importante la UTI?

Villafuerte dijo que evidentemente hay otros nosocomios que cuentan con camas de terapia intensiva, pero que no tienen las 34 especialidades y 20 subespecialidades que ofrece el Hospital de Clínicas que es de tercer nivel. “Si necesitamos un neurólogo, un nefrólogo o un cardiólogo, entre otros, lo tenemos ahí. Lo llamamos, él viene y valora al paciente”, explicó.

Recalcó que en el hospital hay pacientes internados o en postoperatorios que por alguna complicación en su salud necesitan UTI. Añadió que el índice de ocupación de camas de la unidad es del 99%, es decir que las 15 camas de terapia intensiva casi siempre estaban llenas.

Las camas de UTI

Plan Luego de 100 años de funcionamiento del Hospital de Clínicas de La Paz, se instalaron 15 camas de terapia intensiva.
Área Las camas se instalaron en dos salas, la A con seis y la B, con nueve. Con las 15 camas, este establecimiento se logró consolidar como la UTI más grande del sistema de salud público del país.
Covid Durante la pandemia del coronavirus, las dos salas funcionaron al 100%.
Técnica Alejandro Enríquez, exdirector de esa área del Hospital de Clínicas, implementó la humanización en la sala de terapia intensiva para que la gente pueda visitar a su familiar con Covid-19 para despedirse o darle fuerzas para salir de esa situación crítica.

13
CAMAS
completamente equipadas
de Terapia Intensiva están
sin funcionamiento.

Es bien difícil rechazar a los pacientes y decir que no hay camas de UTI, es como firmar una sentencia de muerte

Priscila Villafuerte, jefa UTI

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas