Privados se querellan por tráfico y falsificación de medicamentos

Representantes del sector privado de producción e importación de medicamentos se querellarán contra los falsificadores de fármacos, siendo estos más de 100 productos adulterados, declaró el gerente general de Asociación de Farmacias (Asofar), Martin Dávila, en tanto que la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnología en Salud (Agemed) solo colabora con las investigaciones, afirmó la directora ejecutiva de esa entidad Patricia Tames.

Representantes de la Cámara de la industria Farmacéutica de Bolivia (Cifabol) y de Asofar, reunidos la tarde de ayer, resolvieron iniciar un proceso penal en contra de los autores. El asesor legal de la Cifabol, Josip Lira E., declaró que los importadores y productores de medicamentos privados extremarán esfuerzos para sancionar a los responsables, para lo cual destacó el apoyo de las autoridades nacionales, así como de la Policía Bolivia.

“Ayer nos apersonamos a la Policía para conocer el listado de los medicamentos, de los más de 100 fármacos (adulterados) para que las empresas puedan presentarse como querellantes en estos delitos” dijo Lira.

Lira señalo que en este caso se genera un triple delito, por un lado, delito contra la salud pública porque la población es afectada y corre un alto riesgo; segundo, la afectación a las industrias por falsifican de productos y marcas, finalmente se comete delitos contra el Estado por evasión de impuesto por contrabando, y enriquecimiento ilícito.

En este contexto, señaló que el Ministerio Público no esperó que ninguna empresa se querelle, sino, actuó de oficio por tratarse de un crimen contra la salud pública.

Sobre este último aspecto, en criterio del industrial, se perjudica a las empresas que pagan impuestos y tienen su documentación en orden, “… el Estado tendría que cobrar impuestos por todos estos productos, nosotros pagamos (impuestos) al momento de ingresar nuestros medicamentos, Bolivia está perdiendo dinero por esta actividad ilícita” refirió Lira.

MERCADO DE $US 400 MILLONES

En términos contables, señaló que se trata de un mercado aproximado de $us 400 millones, de los cuales se calcula que la pérdida alcanza al 20 % de esa industria, que se traduce en $us 80 millones, estos corresponden a medicamentos falsificados, adulterados y que ingresaron vía contrabando, según datos de Cifabol.

“Nuestra industria está comprometida con la calidad de los medicamentos, nosotros vendemos solo a farmacias controladas por el Servicio Departamental de Salud (Sedes)”, por lo que calificó este hecho delictivo como un flagelo contra salud pública y un crimen de lesa humanidad.

Por su parte, el representante de Asofar, Martin Dávila, informó que se trabaja para mejorar el control de los medicamentos que están en el país, recordó a la población que una de las medidas de seguridad con las que cuentan es un sello precintado “stiker” que lleva el nombre de esta institución, medida de seguridad que será mejorada ante temor de una posible alteración o falsificación.

“De hecho, puede ser falsificado, han visto que en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) hay muchos productos de industria boliviana que son modificados”, apuntó.

Davila indicó que también verificarán la lista que está recabando Agemed para corroborar qué productos están en el mercado. A modo de ejemplo señaló que “… el antigripal Tapsin, dejará de tener un representante Bolivia”.

De igual manera, ratificado la postura de su colega Josip Lira señalando que se constituirán en parte querellante, por la severa afectación a la industria nacional.

La alianza público – privada en las acciones legales para precautelar la salud de la ciudadanía fue manifestada en rueda de prensa desarrollada ayer en ambientes de la Cámara Nacional de Comercio (CNC) donde la directora general de Agemed, dio a conocer la postura de la institución a la que representa.

El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más