Juristas denuncian que camarillas y autoridades sumisas controlan la justicia en Santa Cruz

1

La exdiputada y abogada penalista Jessica Echeverría aseveró que la justicia en Santa Cruz está tocando fondo, agravada por la presencia de camarillas corruptas de jueces y vocales que dictan sus resoluciones al amparo de padrinazgos, mientras que el Consejo de la Magistratura no cumple su mandato de fiscalizar al Órgano Judicial.

«Hay camarillas que se han formado dentro de la justicia y se sienten con el poder absoluto, y se creen intocables, que nadie los puede tocar, y están ahí tranquilamente actuando al margen de las leyes», denunció la jurista en contacto con ANF.

Afirmó que estas camarillas se creen inmunes ante el Ministerio Público, amparadas por personas que tienen cargos importantes, «y eso lo sabemos quiénes litigamos, los abogados sabemos claramente quiénes son, así como quiénes son los abogados que salen beneficiados en sus casos».

En los últimos días se conocieron denuncias contra jueces y vocales en Santa Cruz por dormirse en las audiencias, agredir a litigantes, incumplimiento de resoluciones, estafa, desobediencia judicial, prevaricato, procesos disciplinarios y hasta obstrucción de la justicia, sin que hasta el momento se conozcan resultados de esas causas.

Uno de ellos es el del vocal Sigfrido Soleto, quien hizo noticia por dormirse en las audiencias e insultar a los litigantes. Se conoce que existen al menos 19 procesos registrados contra él desde 2004, y pese a ello se mantiene en el cargo.

Echeverría indicó que estás camarillas se encuentran enquistadas en el Órgano Judicial de Santa Cruz desde hace unos 10 años, y pese a las múltiples denuncias que tienen en contra, por diferentes delitos, «nadie los saca».

«Sería importante la investigación de fortunas, sabemos quiénes son los nuevos ricos de la justicia», remarcó la exdiputada.

El reconocido abogado Otto Ritter dijo al respeto que la justicia en Santa Cruz lamentablemente está «podrida», y tanto el Ministerio Público como el Órgano Judicial dejan mucho que desear.

«No mejora absolutamente nada la justicia, más bien cada vez empeoramos, litigar ya da asco», apuntó.

Indicó que esta situación se debe a que «hay una sumisión absoluta de los jueces, fiscales y vocales al Gobierno nacional, y otra sumisión al gobierno municipal de Santa cruz, que está en contubernio con el gobierno central, entonces denuncia que se haga de corrupción no prospera, no pasa absolutamente nada», lamentó.

«Para cualquier ciudadano, la peor desgracia que le puede suceder está en manos de la justicia boliviana, es peor que enfermarse de cáncer», equiparó el abogado.

Ritter indicó que en temas disciplinarios contra jueces y vocales, la Magistratura «no hace absolutamente nada, no pasa nada, y esto se debe a que todos han entrado por alguna muñeca política».

«Ningún juez, ningún fiscal tiene la formación adecuada para ocupar esos cargos, todos han entrado por méritos políticos», manifestó.

Para el abogado, el gobierno ha tomado una posición muy clara respecto a la justicia, y ha dicho a los operadores: «‘ustedes pueden hacer todo lo que les dé la gana en la justicia, pero cuando sean temas del gobierno, ustedes me cumplen a mí y no pasa nada’; y eso es lo que sucede», apuntó.

El representante Distrital del Consejo de la Magistratura de Santa Cruz, Oscar Guardia Morales, dijo a ANF que actualmente esa unidad solo cuenta con un juez disciplinario, insuficiente para atender demasiadas causas.

«El tema que atrasa es que ahorita solo contamos con un solo juez disciplinario y son tres juzgados que existen, son demasiadas causas, salió una convocatoria para otro juez disciplinario y no se presentó nadie (…) como Consejo de la Magistratura nosotros estamos haciendo los controles respectivos», apuntó.

Tanto Echeverría como Ritter piden al gobierno una intervención y reestructuración de la justicia en el país, en particular en Santa Cruz, porque pese a las múltiples denuncias y escándalos que surgen «nada se mueve».

«Yo creo que debería intervenirse todo el Órgano Judicial a nivel nacional; primero, los altos magistrados de este país, llámese Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo de Justicia, Consejo de la Magistratura, todos son usurpadores de funciones, porque supuestamente ellos fueron fruto de una elección, y en esa elección el pueblo mayoritariamente dijo no, y pese a que la mayoría del pueblo boliviano votó en contra de quienes actualmente ocupan esas funciones, al gobierno le importó un pito y nos nombró», dijo Ritter.

Echeverría pidió una reestructuración de la justicia, con el cambio de quienes son ahora jueces y vocales. Dijo que es oportuno plantear soluciones en año electoral, ya que las personas que fueron elegidas no son las más idóneas, y menos en Santa Cruz.

«Es un año electoral y dos palabras van a ser claves en esta elección: justicia y lucha contra la corrupción», apuntó la abogada.