Indagan a clínicas ante venta de 100 tipos de fármacos “falsos”

1

La red de falsificadores ofertaba al menos 100 tipos de medicamentos, según las autoridades. La Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed) está preocupada porque entre los lotes decomisados se hallaron medicamentos de quirófano y de terapia intensiva.

Ante esa situación, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) inició a una investigación a clínicas privadas, hospitales públicos y establecimientos de seguros de salud.

“Realmente estamos muy preocupados porque encontramos medicamentos de uso hospitalario. Son fármacos que se utilizan en las unidades de terapia intensiva y en quirófanos de hospitales”, dijo ayer la directora de la Agemed, Patricia Tames.

La autoridad indicó que no se permitirá “que personas sin escrúpulos pongan en peligro la salud de la población”. Remarcó que luego del operativo que hizo la Policía para hallar “los medicamentos de dudosa procedencia, la Agemed se contactó con la fuerza del orden para ver qué labores se seguirán en la investigación”.

“Nos hemos constituido en instalaciones de la FELCC para levantar la información”, afirmó Tames. Aseguró que luego de una requisa que hizo la Agemed se identificó que “existen más de 100 ítems (tipos) de dudosa calidad”, puntualizó.

El pasado sábado, la Policía presentó a 10 personas que formaban parte de una red que falsificaba medicamentos. El operativo se desarrolló un día antes en la localidad de Desaguadero, frontera con Perú.

Luego de sus audiencias de medidas cautelares, siete fueron enviados a los penales de San Pedro y Obrajes con detención preventiva. Tres obtuvieron la detención domiciliaria. Hay dos farmacéuticas imputadas.

Tames detalló que entre los lotes de medicamentos de la red de falsificadores se encontraron “albules y albumina” (productos de uso hospitalario). A la lista se suman vancomicina, ergotamina, propofol y sevoflurano (anestésicos). Aseguró que con ese hallazgo “se sospecha que vendían esos medicamentos para cometer actos delictivos”.

Se encontraron además laxis (un diurético) y gravol, fármacos sin autorización en el mercado. “La Agemed no autorizó la comercialización de este producto, no emitió ningún registro sanitario”, sostuvo.

Se hallaron además fármacos, como dexametasona, multiproc, cotrimoxazol, antibióticos, omeprazol, ranitidina, eritromicina, ciprofloxacina, azitromicina, pyralvex y diclofenaco. “Encontraron remifentanilo que es de uso hospitalario y de quirófano. Hay también poligelina que se utiliza en terapia intensiva”, dijo.

De acuerdo con uno de los policías de la División de Corrupción de la FELCC, luego de conocer que existen medicamentos de uso de quirófano y de terapia intensiva, “se investigará y se realizarán operativos en farmacias, centros médicos privados y públicos e incluso de la seguridad social de todo el país”, comentó.

La directora de la Agemed destacó que ante esta situación se tomaron acciones inmediatas. El lunes se instruyó a los Servicios Departamentales de Salud (SEDES) de todo el país, a través de la circular 32, controlar la comercialización y dispensación a establecimientos que se encuentran bajo su jurisdicción.

Tames remarcó que la Agemed realiza a diario los controles. Por ejemplo, la institución identificó un producto que se llama “albumina humana, que no tiene registro sanitario, en una farmacia cerca del Hospital de Clínicas”.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, resaltó que en adelante se coordinará el control de los medicamentos. “Pedimos realizar operaciones de control con la Agemed y los SEDES porque son los SEDES encargados de verificar que los productos que se vendan en farmacias tengan la certificación correspondiente”.

Remarcó que estos operativos se realizarán a nivel nacional porque se presume que la red distribuía los medicamentos en todo el país. Aunque dijo que aún no se tiene la certeza de la cantidad de cuántos fármacos de contrabando y falsos llegaron a las nueve regiones.

La Cámara de Industria Farmacéutica Boliviana (Cifabol) denunció que tiene la sospecha de ser “víctima de la falsificación y alteración de medicamentos”.

En una nota dirigida a la Ministra de Salud, Gabriela Montaño, la Cifabol dice que al producir medicamentos con harina y bicarbonato, entre otros, se ha puesto “en riesgo la salud”.

La institución solicitó a la máxima autoridad de Salud que se constituya en parte del proceso penal contra esta red, ya que la falsificación de medicamentos es considerado por la OMS como “crimen de lesa humanidad” que debe ser perseguido de oficio por el Estado.

Los reclamos

Víctima La Cámara de Industria Farmacéutica Boliviana (Cifabol) se declara víctima de la red que en pasados días fue calificada como “una banda internacional”, por vender medicamentos falsificados. Según la investigación, fabricaban los fármacos con agua de cañería, añelina, cemento y harina.
Daño La Cifabol asegura que esta no es una simple actividad ilegal, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó la venta de medicamentos falsificados como crímenes de lesa humanidad, pues constituye un ataque generalizado, deliberado y con pleno conocimiento del daño que puede ocasionar y que afecta al conjunto de la población. Por eso “solicita al Estado actuar y ser parte querellante”.

¿Cómo identificar?

La Policía y la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), dependiente del Ministerio de Salud, dan dos recomendaciones.

Uno Se sugiere a la población que al momento de comprar los medicamentos verifiquen que el fármaco cuente con el Registro Sanitario correspondiente. Además se debe revisar la fecha de vencimiento.

Dos La persona que adquiera algún medicamento debe verificar que la farmacia cuente con licencia de funcionamiento. Este documento debe estar expuesto al público. También debe estar dirigido por un regente farmacéutico.

Pagina Siete.