EEUU solicita extradición de Maximiliano Dávila y Canciller dice que revisará el pedido

Ante la solicitud de extradición del coronel Maximiliano Dávila, acusado por narcotráfico, por parte de la Embajada de Estados Unidos, el canciller Rogelio Mayta informó que se realizará la revisión de los documentos en un procedimiento que no tiene plazos para dar una respuesta a este pedido del país del norte.

La detención con fines de extradición es una figura enmarcada en el Tratado entre Bolivia y EEUU de 1995, mediante la cual se puede solicitar la detención preventiva en caso de urgencia en tanto se haga la solicitud de extradición.

Mayta recordó que Bolivia ya solicitó en 2008 y 2012 la extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín, por delitos de lesa humanidad, sin embargo, no hay respuesta de ese país.

Puso como ejemplo ese caso, para señalar que no hay plazos prescritos en el Tratado para realizar este procedimiento.

“Lo que vamos hacer es revisar, cumplir con la norma, no hay tiempo para que podamos realizar esa revisión. Miren los Estados Unidos en el caso de Sánchez de Lozada, años están revisando ahí en el Departamento de Estado, no hay plazo en el Tratado, aunque nosotros el Estado Plurinacional de Bolivia se caracteriza en este tipo de solicitudes por ser responsable y atender en plazos razonables”, dijo el Canciller.

Estados Unidos reclama a Dávila, exjefe antidroga de Bolivia, por cargos de narcotráfico, puesto que habría formado parte de un esquema para enviar narcóticos al país norteamericano.

Mayta explicó que la Cancillería hace la revisión de los requisitos formales en estas solicitudes y tiene dos opciones: devolver el trámite con observaciones o, si cumple los requerimientos, remitir el caso al Tribunal Supremo de Justicia para que decida al respecto.

De acuerdo con la Constitución, el Tribunal Supremo de Justicia es el encargado de resolver en única instancia los procesos de extradición.

El Canciller informó también que, por cortesía, EEUU notificó que está ofreciendo una recompensa a cambio de datos en contra del coronel Dávila. La recompensa es de hasta 5 millones de dólares, según anunció el Departamento de Estado.

Mayta aclaró que esta recompensa no compromete en nada al Estado boliviano, sin embargo, cualquier ciudadano del mundo podría brindar esa información y reclamar el dinero a Estados Unidos.

Actualmente Dávila está detenido en la cárcel de San Pedro acusado de legitimación de ganancias ilícitas.

El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más