La protesta en La Paz, de luto por “héroes de la democracia”

18

En Todos Santos, las protestas en La Paz se vistieron de luto. Con una marcha en silencio y mesas para difuntos, los vecinos rindieron un homenaje a Marcelo Terrazas y Mario Salvatierra, asesinados a bala en Montero (Santa Cruz) durante los enfrentamientos entre cívicos y personas afines al partido de Gobierno. Ambos fueron declarados “héroes de la democracia”.

En el atrio de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), los estudiantes instalaron una mesa en memoria de Terrazas y Salvatierra, además de brindar ofrendas a otros históricos héroes de la democracia.

“Es un homenaje para recordar a las personas que defendieron la democracia como el padre Luis Espinal y otros luchadores que dieron su vida por este fin”, declaró uno de los organizadores, Marco Antonio Camacho. “Los caídos en los enfrentamientos de Montero tienen un sitio en el altar”, añadió.
Vecinos marcharon en homenaje a Terrazas y Salvatierra.
Foto: Soyelgas / Página Siete

En la facultad de Ingeniería también recordaron a Terrazas y Salvatierra. “La tradición indica que no se puede armar una mesa, porque sus muertes son frescas, por eso armamos un altar con flores y vela para Marcelo Terrazas y Mario Salvatierra”, dijo el administrador de esa casa de estudios, Juan Sánchez.

En dos puntos de bloqueos en Miraflores, los vecinos instalaron mesas de Todos Santos para recordar a todas las personas que lucharon por la democracia. En el monumento Busch, los ciudadanos armaron un altar con las fotos de Terrazas y Salvatierra. “Es para nuestros caídos por la democracia”, dijo una de las líderes.

En la zona Sur, decenas de vecinos marcharon ayer por la avenida Ballivián en silencio, sin entonar los estribillos característicos de las protestas y sin hacer reventar petardos. Todos sujetaban carteles y tricolores con crespones negros. Así rindieron un homenaje y expresaron su solidaridad con los caídos en los hechos de violencia en Montero.

Los vecinos marcharon por las principales calles. Horas después, los ciudadanos instalaron una vigilia en la calle 21 de Calacoto. Otros continuaron con los bloqueos, por ejemplo, en la calle 16 de Obrajes en inmediaciones de la avenida Costanera.

En este punto, varios comunarios agredieron a vecinos que bloqueaban la vía, incluso tiraron al río las vallas y otros objetos que utilizaron para interrumpir el tráfico. Por eso, se registraron enfrentamientos entre ambos bandos, pero la Policía realizó una intervención.

En el macrodistrito San Antonio, los vecinos instalaron varios puntos de bloqueos entre Pampahasi y el Cruce de Villas. Ellos rindieron un homenaje a los héroes de la democracia y colocaron tricolores con crespones negros.

Este año, las activistas de Mujeres Creando elaboraron 150 t’antawawas con las frases “Basta de Machocracia”, “Democracia” y “Evo, eres un fraude”.

“Definimos las frases de forma colectiva y fue una iniciativa de tener en la mesa de Todos Santos algo de democracia”, dijo Mayra Rojas, integrante del colectivo. Según la activista, esta iniciativa es una nueva forma de protesta ante la coyuntura actual.

Cada pieza de pan cuesta 30 bolivianos. “El año pasado hicimos la mesa de Todas Santas y esperamos que vinieran las almas de las mujeres, en especial las que murieron en feminicidios. Por eso, tenemos la Virgen de los Feminicidios y ahí es donde hacíamos la ofrenda”, aseguró la activista.

Los sobrevivientes de las dictaduras también armaron un altar de Todos Santos en la carpa que instalaron en el paseo de El Prado frente al Ministerio de Justicia. En medio de la mesa colocaron un pan en forma de cruz y papelitos con los nombres de las 32 personas que perdieron la vida durante los siete años y ocho meses de la vigilia que hasta la fecha espera una respuesta de parte del Gobierno.

Victoria López, secretaria general de la plataforma de sobrevivientes de las dictaduras, recordó que una de sus compañeras partió hace sólo 20 días sin que su demanda sea atendida. “Esta mesa es un homenaje a todos ellos para recibirlos (hoy). Ojalá que no nos olviden y nos ayuden a salir de estas carpas”, dijo la representante.

“En estos siete años y ocho meses sufrimos dos atentados. El primero fue el 8 de febrero del 2013 y en la misma fecha en 2014. Ahora, el presidente de la institución, Julio Llanos, está herido en el Hospital Obrero. Los mineros y campesinos atentaron contra su vida. Lo golpearon el lunes y ahora tiene un coágulo en el cerebro”, declaró y lamentó las agresiones de los grupos afines al partido de Gobierno.

Pagina Siete.