FmBolivia
Radio FmBolivia

Con aporte de cestos de coca, cocaleros edificaron su mercado que tomó el MAS

89

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Dos generaciones de cocaleros de los Yungas de La Paz se propusieron hace 38 años aportar cestos de coca y cuotas de hasta 100 bolivianos para levantar los cimientos de lo que ahora es el mercado de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), con el objetivo de comercializar directamente la coca tradicional y que sus hijos no enfrenten las dificultades de aquel momento.

Ahora, el mercado fue intervenido por el Gobierno y entregado al dirigente afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), Arnold Alanes; además, la Policía lleva 12 días impidiendo el ingreso a los hijos de aquellas generaciones.
Policías resguardan el mercado cocalero.
Foto: Carlos Sánchez /Página Siete

Adepcoca fue fundada el 20 de julio de 1983 con el fin de concentrar a todos los productores de coca de la región de los Yungas y la defensa de la producción de coca originaria, ancestral y tradicional.

Los primeros cocaleros vendían la coca en agencias de las zonas comerciales de La Paz, como la Max Paredes, Eloy Salmón, León de la Barra y otros, pero los dueños de esos espacios eran “muy abusivos”, debido a que compraban la coca a precios bajos y los revendían a costos más elevados.

Esa situación, motivó a los primeros dirigentes de Adepcoca a buscar un espacio, un inmueble, donde se pueda comercializar directamente la coca. Así dieron con la exfábrica de fósforos y el espacio que ocupa ahora el colegio Ave María en Villa Fátima y se propusieron comprar esos terrenos, pero no tenían los recursos suficientes.

“Han hecho un aporte de 100 bolivianos los que tenían dinero; en ese tiempo era mucho dinero ese monto, entonces otros no tenían dinero y han aportado ‘un cesto de coca’, vale decir que eran 30 libras. Antes se hablaba por cesto, no se hablaba por taque; ahora se habla de taque de coca que es 50 libras”, contó a Página Siete Marcelo Apaza, presidente de la Regional Chamaca de los Yungas.

Costó mucho sacrificio reunir el monto de dinero, pero lo lograron y compraron los predios de la fábrica. Y en las primeras asambleas, los dirigentes definieron que era necesaria la construcción de un inmueble llamado Adepcoca.

“Se ha comprado como un canchón grande la fábrica; eran unos galpones, donde la gente llegaba y tenían sus puestitos (de venta)”, relató José Luis Campos, un productor de coca de la Regional Chicaloma.

En un inicio, el mercado contaba con pocos ambientes en el canchón donde se vendía la hoja de coca. Así fueron los primeros años de Adepcoca hasta la década de los años 90.

Hubo también un momento difícil en que los cocaleros, por deudas que había, vendieron la mitad de esos predios y se quedaron con el espacio que se tiene en la actualidad. Apaza mencionó que hay un relato que circula entre ellos, de que el sector de Nor Yungas vendió su parte y los de Sud Yungas permanecieron en el espacio que queda del mercado.

Tras ese incidente, distintas dirigencias que pasaron por la institución se propusieron la realización de varias obras en el mercado para ampliar los ambientes, con los aportes que se recibían de los propios productores de coca, que, en aquel tiempo, eran unos dos bolivianos por bulto.

Luego, una de las directivas puso los primeros machones en 2001 para levantar el primer piso del mercado cocalero; las dirigencias siguientes hicieron otras obras hasta 2009 aproximadamente, para que el mercado cuente con tres pisos, ambientes y galpones destinados a las regionales de los Yungas.

“Sucesivamente se hacen los diferentes galpones que les dan a las diferentes regionales. Algunos hacen con los aportes de Adepcoca, otros hacen el aporte tanto la regional como Adepcoca. Dicen que compartían los gastos para construir los galpones. El propio productor comienza a construir su edificio sin ayuda de nadie, no ha sido ni ayuda del Gobierno o de alguna empresa privada o una ONG, nada”, mencionó Campos.

Entre 2010 y 2015, se realizaron algunos retoques a la obra y divisiones de los galpones, de lo que es ahora el mercado de Adepcoca en Villa Fátima.

Dijo que en un inicio Adepcoca contaba con siete regionales y con el paso de los años, esa cantidad fue aumentando hasta llegar a las 17 regionales actuales, que aglutinan a más de 42.000 socios.

El 20 de septiembre de este año, el mercado Adepcoca fue intervenido por la Policía y seguidores del dirigente Arnold Alanes, a quien el Gobierno respaldó y lo reconoció como presidente de la institución cocalera. Pero los cocaleros de las zonas tradicionales desconocieron a ese dirigente y exigieron la devolución de su sede, que fue construida con aportes de sus abuelos y sus padres.

“Mi abuelo ha aportado, mi papá ha continuado aportando para que se edifique (el mercado); por eso es de cada uno de estos compañeros (que están en vigilia) que ha aportado, un ladrillo por lo menos está ahí. Como principio de la institución en su estatuto orgánico dice que Adepcoca se crea apolítico, no tiene que tener injerencia de ningún partido político. Por lo tanto, queremos hacer respetar ese principio”, refirió a Página Siete Wilder Vargas, dirigente del Comité de Autodefensa, que está en vigilia, exige que se les permita ingresar al mercado.

Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas