¿Sicarios en El Alto? Indagan un extraño asesinato a plena luz del día con 3 tiros

¿Sicarios en El Alto? Es la pregunta que surgió luego de conocerse las extrañas circunstancias en las que fue asesinado el empresario José Omar Aguilera. Una hora después de avisar que saldría por unos clientes a la zona Ventilla, su familia lo halló muerto al interior de su vehículo. Fue víctima de tres disparos, dos de ellos en la cabeza.

“Se tiene que la causa de la muerte son tres disparos. Hay uno que se ha realizado por la parte trasera del asiento del conductor y posteriormente, de acuerdo a las pericias que se han realizado, se dieron dos disparos (en la cabeza), de arriba hacia abajo, con la finalidad de dar fin con la vida del señor”, informó ayer el fiscal Jhonny Callaú.

Una vez cometido el crimen, los implicados se dieron a la fuga tras robar solo el celular y la billetera de la víctima, no así su vehículo, que dejaron mal estacionado en la vía pública.

El cuerpo de Aguilera fue hallado la tarde del viernes al interior de su vehículo en Ventilla, a dos cuadras de su empresa. Según los datos que los familiares dieron a la Fiscalía, una hora antes del hecho se encontraba en las oficinas de su empresa, cuando recibió la llamada de supuestos clientes.

Los testigos afirmaron que por el modo de hablar de la persona con la que Aguilera sostuvo la llamada de celular, que al parecer estaba acompañada, se trataría de extranjeros presuntamente de nacionalidad peruana, que lo convencieron de ir por ellos. Aguilera dijo a sus familiares que iría solo a recoger a los clientes, que estaban a unas cuadras y no daban con las oficinas de su empresa de fertilizantes.

Según los datos preliminares de la investigación, una hora después, ante la falta de respuesta a sus llamadas y mensajes, los familiares salen a la calle y hallan el vehículo deportivo de Aguilera mal estacionado, a dos cuadras de la empresa. Al ver que en su interior el hombre presentaba sangrado y estaba inconsciente, rompen uno de los vidrios para auxiliarlo, pero ya no tenía signos vitales.

La posible participación de extranjeros, el conocimiento de la ubicación de la víctima y el citarlo solo a un punto de reunión hacen presumir del trabajo de sicarios en este asesinato. Además, los disparos a quemarropa, dos de ellos a la cabeza, con el fin de asegurar la muerte, son otros detalles que hacen sospechar de delincuentes que planificaron el hecho y que tenían alguna razón para atentar contra la víctima.

A la consulta sobre si el móvil del crimen fue por un ajuste de cuentas, el fiscal Callaú señaló que hay elementos de la investigación que están en reserva, para no entorpecer la investigación. “No podemos dar más datos, por seguridad y para no entorpecer las investigaciones”, respondió.

Venganza

“Fue una gran sorpresa, estamos totalmente afligidos, mi hijo era una persona honesta, trabajadora, la empresa recién tenía siete meses, como exportador de úrea. No entendemos la causa, lo único que sabemos es que lo llamaron estas dos personas, y como mi hijo tenía muchas cosas que hacer, dijo que iba a ir solo a recogerlos y nunca más volvió”, afirmó la madre de Aguilera.

La Policía verificó que no hay indicios de violencia en las puertas del motorizado, por lo que se presume que los asesinos subieron con el consentimiento de Aguilera. Se estima que fueron dos los protagonistas del hecho, uno disparó por detrás y el otro se subió junto al asiento del conductor.

“No tenía dinero, pienso que es una venganza, porque como mi hijo era un joven empresario progresista y hay tanta gente mala”, expresó la afligida madre.

¿Ajuste de cuentas en La Paz?

Ayer en la mañana, un vecino de la zona de Santa Rosa de Callapa, en La Paz, se dirigía a su fuente laboral y en el camino encontró el cuerpo sin vida de un radiotaxista. La víctima fue apuñalada varias veces presuntamente el domingo. Los implicados en este caso huyeron de la zona, dejando el cuerpo y el radiotaxi en el camino.

El director de la Felcc de La Paz, coronel Rolando Rojas, informó que la víctima fue identificada, se trata de Carlos Monrroy M., de 50 años. Anunció que se citará a testigos y se hará una triangulación de llamadas telefónicas. “Por la característica podría adecuarse a un hecho de asesinato. No se descarta (ajuste de cuentas)”, indicó Rojas.

Registro de llamada

Familia El fiscal de materia de El Alto Jhonny Callaú informó que ya se tomó la declaración de una parte de la familia de Omar Aguilera, quien tendría un antecedente de detención preventiva por una deuda de pensión familiar con su expareja. Aún no se tiene sospechosos del asesinato.

Celular Pese al extravío del celular, la Policía sigue con las pericias informáticas para determinar con quién tenía que reunirse y quién lo llamó, por medio del registro de llamadas telefónicas y el reporte de las radio bases. Por su lado, la Fiscalía continúa con la toma de declaraciones a los familiares y amigos que mantuvieron contacto con la víctima hasta horas antes de su asesinato.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más