Uso de semillas no certificadas todavía es alto pese a controles

Después que los productores de semillas denunciaran el aumento del uso de granos no certificados para la siembra, en desmedro de los laboratorios nacionales, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra, a través del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) realiza operativos de control y decomisos a nivel nacional.

Hace unas semanas atrás los productores de semilla lamentaron que las autoridades no refuercen el control en las fronteras para evitar el ingreso de granos no certificados, que son utilizados por una buena parte de la agricultura.

Informaron que fruto de esa actividad ilegal varios laboratorios cerraron en los últimos años, y solicitaron mayor esfuerzo de las instituciones para que no se reduzcan las entidades de investigación.

Decomiso

Hace unos días atrás

El Iniaf informó que decomisó preventivamente más de 600 quintales de semilla de soya para la siembra, de dudosa procedencia y embolsada de manera ilegal, en el municipio de San Julián, del departamento de Santa Cruz.

El director Nacional de Semillas del INIAF, Jaime Espinoza, junto al personal de control de comercio de la entidad estatal, indicó que durante la semana se va realizando inspecciones de rutinaria a plantas beneficiadoras de semillas, iniciando por el sector del Chaco, del departamento de Tarija y la zona norte y este de Santa Cruz.

«Estamos verificando que estas se encuentren legalmente establecidas y registradas en el INIAF, justamente nos encontramos en una planta, del municipio de San Julián, del departamento de Santa Cruz, donde encontramos semilla embolsada de manera ilegal, semilla de soya, destinada para la siembra, en este momento se procede al precintado correspondiente de acuerdo a la normativa, que nos exige esta acción al encontrar este tipo de material», informó Espinoza.

Indicó que más de 600 quintales de semilla de soya fueron precintadas, de esta manera se sienta precedente hasta que el propietario regularice su procedencia.

«Es una semilla de dudosa procedencia, ilegalmente introducida al país o semilla producida en la zona que no fue registrada, los perjuicios son grandes para el INIAF y para los productores, no sabemos el contenido de esta semilla, las plagas y enfermedades puedan llevar a sus cultivos o parcelas, ese es el riesgo que corren los productores», finalizó la autoridad.

Fuente: El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más