El “evismo” retoma control en la directiva del Senado

192

El MAS asegura que busca mejor coordinación en el Legislativo. Analistas perciben una movida política, además de una “señal de la radicalidad”.

Con el sorpresivo cambio en la directiva del Senado, con la posesión del senador Milton Barón como primer vicepresidente en reemplazo de Omar Aguilar, el “evismo” retoma el control en la directiva de la Cámara Alta.

Para algunos parlamentarios del MAS, el cambio es “estratégico”. En cambio, tres politólogos ven que se trata de una medida de corte político-electoral.

El 26 de junio, el Senado aprobó la resolución camaral que modifica su directiva y puso al chuquisaqueño Milton Barón como primer vicepresidente. En 2018, Barón, fue presidente del Senado en reemplazo de José Alberto Gonzales.

Página Siete consultó al senador Omar Aguilar sobre su salida de la directiva del Senado. El legislador dijo que tiene “problemas de salud” desde hace tiempo y, tomando en cuenta la emergencia sanitaria por el coronavirus, es más vulnerable ante la Covid-19.

“El tratamiento que tengo es con medicamentos muy fuertes y de acuerdo a la recomendación médica soy de alto riesgo para (contraer) el Covid-19”, afirmó Aguilar. El legislador agregó que si pide bajas médicas para las sesiones, la directiva del Senado quedaría sin quórum para sesionar.

Este medio buscó de forma insistente la versión de Barón y de la actual presidenta del Senado Eva Copa. Sin embargo, ninguno de los dos respondió a los requerimientos.

El senador Pedro Montes atribuyó el cambio en la directiva a que se presentaron ciertos percances internos. “Hay algunas deficiencias entre ellos, pero no conozco la razón. Hay algunos percances, nada más”.

El diputado Víctor Borda afirmó que el cambio en la directiva del Senado no responde a fines electorales, sino a una “estrategia jurídica”. Además indicó que Barón tiene más apoyo que Aguilar.

“Son cambios estratégicos que se han establecido, debido a que fundamentalmente el senador Barón ha tenido una experiencia como expresidente de la Cámara de Senadores y obviamente tiene mayor consenso y mayor respaldo que el senador Omar”, sostuvo Borda.

La diputada Concepción Ortiz, del MAS, dijo que por la coyuntura actual y la emergencia sanitaria prefiere “guardar reserva” en el tema, pero adelantó que una vez que pase la cuarentena por el coronavirus, habrá “muchas cosas que aclarar”.

Fin político-electoral

El analista político Marcelo Silva percibe que el cambio es parte de una estrategia de unificación de la bancada del MAS en el Legislativo, que se da no con el objetivo de fiscalizar al Ejecutivo, sino con la meta de “obstaculizar” la gestión de Jeanine Añez.

“Yo creo que una señal clara de la radicalidad, pero además de la obediencia política a Evo Morales, es la determinación de haber puesto a Milton Barón en vez de Omar Aguilar. La señal es muy clara, es política. El expresidente Evo Morales sigue manejando la Asamblea Legislativa”, sostuvo.

El analista Marcelo Arequipa afirmó: “La estrategia de haber puesto a Milton Barón, obviamente, obedece a una estrategia político-electoral. No es casual que se haya puesto a alguien que antes ocupaba la silla de la Presidencia del Senado en tiempos de Evo Morales”.

El analista Carlos Cordero expresó que este cambio en la directiva responde a que el MAS busca unificarse y limar asperezas antes de las elecciones. Identificó tres corrientes al interior del partido azul: la línea de Andrónico Rodríguez, que está descontenta con la candidatura a la tercera senaduría que le tocó al dirigente cocalero; la línea de Luis Arce, quien trata de perfilarse como líder sin la sombra de Morales; y la línea de David Choquehuanca, quien está más cercano a las organizaciones campesinas de esa fuerza.

“Parecería que es el fortalecimiento de una línea dura, pero es una línea dura frente a los adversarios del MAS, frente a Añez, Carlos Mesa, pero el MAS necesita reconfigurarse internamente o trabajar conjuntamente, me parece que esa es la dirección”, manifestó el analista Cordero.

Página Siete