Investigan el daño a equipo de pericia balística ruso en Anapol

39

La Policía Boliviana investiga el daño a un equipo de industria rusa, diseñado para la pericia balística. La avería fue reportada en 2020 y el artefacto continúa inoperable. Fernando Rojas, uno de los dos oficiales señalados por “la manipulación dolosa” del sistema, también es procesado por el motín policial de 2019, por aparecer entre los policías que escoltaron a Fernando Camacho.

Los documentos a los que tuvo acceso Página Siete muestran que el 2 de febrero de 2021 una comisión de “verificación técnica”, conformada por funcionarios del Ministerio de Gobierno, la Inspectoría de la Policía y los oficiales entrenados para el uso del equipo, realizó una inspección en instalaciones de la dirección de Registro de Armas de Fuego de Uso Civil (Reafuc), al interior de la Academia Nacional de Policías (Anapol).

“A fin de constatar el estado y situación del Sistema de Identificación Balística Automatizada (ABIS – Arsenal), el mismo que fue desarmado y posteriormente sufrió una manipulación dolosa por parte del coronel Wadin Rafael Robles Villalpando y el teniente coronel Ángel Fernando Rojas Burgoa, de acuerdo con los informes Nº 06/202 de fecha 15 de diciembre de 2020”, señala la primera parte del informe “Nº 12/2021”, que estaba dirigido al director de la Universidad Policial.

El documento fue redactado por cuatro uniformados, descritos como “operadores certificados del Sistema ABIS – Arsenal”.

Esa inspección estuvo a cargo de Gabriela Reyes, asesora del despacho del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, personal del Viceministerio de Régimen Interior, el entonces inspector de la Policía, general Orlando Ponce, y funcionarios del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup).

De acuerdo con la denuncia de personal del Ministerio de Gobierno, el equipo ABIS – Arsenal permite identificar especificaciones técnicas de proyectiles disparados en diferentes hechos y simplifica el periodo investigativo.

En ese contexto, la investigación comenzó con la sospecha de que el equipo fue intencionalmente dañado para impedir las pericias balísticas de los casos Senkata y Sacaba, zonas en las que 19 personas fallecieron producto de disparos de armas de fuego durante los hechos violentos de noviembre de 2019.

Juicio

En el caso del teniente coronel Rojas, el pasado viernes comenzó el juicio en el Tribunal Disciplinario Departamental de la Policía en La Paz, en el que además del daño al equipo, se lo acusa de ser parte del motín policial de noviembre de 2019.

De acuerdo con videos que circulan en las redes sociales, el oficial es parte de los policías que escoltaron al exlíder cívico Luis Fernando Camacho, luego de que éste dejó la carta con el pedido de renuncia a Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019.

De forma extraoficial se conoce que el equipo ruso tuvo un costo aproximado de dos millones de bolivianos. Entre las conclusiones de los oficiales certificados para su uso, se menciona que luego de la instalación que realizaron los expertos rusos, que duró cinco días, el ABIS – Arsenal fue desarmado y rearmado por personal inexperto que dejó piezas sobrantes y se le cortó la fuente de energía que generó fallas en su calibración.

Posición de Rojas

Defensa Consultado por el supuesto daño al equipo ABIS – Arsenal, el teniente coronel Fernando Rojas no quiso dar declaraciones debido a que no cuenta con permiso para realizar descargos a la prensa. Su defensa, de manera breve, señaló que sería otro personal el responsable del daño al equipo, además que ya rechazó una denuncia en la justicia ordinaria, en referencia al mismo caso. El proceso disciplinario fue iniciado por el diputado Anyelo Céspedes, del MAS-IPSP.

Pagina Siete.