FmBolivia
Uniendo a más bolivianos en todo el planeta.

Japón sacudido por terremoto de magnitud 7,6: Dos muertos y múltiples heridos

  • La costa oeste del país enfrenta desafíos tras el intenso seísmo y la advertencia de tsunamis

En una tarde marcada por intensas lluvias, el barrio Rosasani, Sector B de Perifériza, ubicado en la ciudad de La Paz, sufrió las consecuencias de una mazamorra que afectó a tres viviendas y dos vehículos. Sin embargo, a miles de kilómetros de distancia, Japón se vio sacudido por un terremoto de magnitud 7,6 en la costa oeste, dejando a su paso al menos dos muertos y numerosos heridos.

La Agencia Meteorológica de Japón ajustó la alerta de tsunami de «importante» a «aviso» horas después del terremoto, pero instó a la población a no regresar a sus hogares en las zonas de riesgo, advirtiendo sobre la posibilidad de nuevos sismos. Toshihiro Shimoyama, responsable de Planificación de Información sobre Terremotos, señaló en una rueda de prensa la probabilidad de nuevas olas y riesgos de corrimientos durante los próximos días.

El terremoto, con un hipocentro a unos diez kilómetros de profundidad, fue el más intenso de una serie de 20 registrados en las cercanías de las prefecturas de Ishikawa y Niigata entre las 08:06 y 09:29 (hora peninsular española). Se han detectado al menos 25 réplicas, todas de menor intensidad.

Dos víctimas mortales y estragos materiales

El saldo del desastre incluye importantes daños materiales, hundimiento de edificios con personas atrapadas y un incendio en la ciudad de Nanao, en la prefectura de Ishikawa, que se cobró la vida de dos personas por paro cardiorrespiratorio, según la Policía.

La ciudad de Kurobe enfrenta los peores estragos, con una decena de edificios colapsados y al menos seis personas atrapadas. El secretario jefe del Gabinete japonés, Hayashi Yoshimasa, confirmó estos eventos durante la comparecencia ante los medios, resaltando la gravedad de la situación.

En Wajima, en Ishikawa, los bomberos respondieron a más de 50 avisos de hundimientos en viviendas y personas atrapadas en edificios. Por su parte, la ciudad de Nomi reportó un centenar de desplazados, mientras que en la prefectura de Yamagata, alrededor de 2,000 evacuados se refugian en instalaciones municipales.

La incertidumbre persiste en Japón, con la amenaza de nuevos sismos y la labor continua de los servicios de emergencia para enfrentar las consecuencias devastadoras del terremoto. La solidaridad y la atención a las advertencias se convierten en claves fundamentales para afrontar esta emergencia en la costa oeste japonesa.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más