Bomberos voluntarios llegan a los Yungas para sofocar los incendios

Un contingente de cinco bomberos voluntarios del Grupo Especial de Operaciones de Salvamento (GEOS) se trasladó ayer a La Asunta, y otro similar lo hará el viernes a Palos Blancos, municipios de los Yungas de La Paz, para sofocar los incendios que castigan a esas regiones y a sus alrededores.

“No podemos combatir el cambio climático. Debería ser época de lluvias. La sequía es la mayor desventaja que enfrentamos. Tenemos combustible fresco (pajonales) que arde rápidamente (…) Mientras no llueva seguirán los incendios”, dijo Juan José Cisneros, uno de los bomberos voluntarios.

El martes, el técnico de la unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación de La Paz, Ronny Canaviri, informó que los incendios en los Yungas afectaron a 1.290 familias y consumieron 60 hectáreas (ha) de seis municipios de la región.

Manifestó que ante la ausencia de lluvias desde agosto se han incrementado los incendios forestales y la quema de pajonales.

Cisneros invitó a las personas que deseen ser parte del equipo de GEOS a visitar el sitio web, donde encontrarán los requisitos y más información.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más