San Julián marcha hacia Santa Cruz con la amenaza de tomar propiedades privadas

Autoridades del MAS como el asambleísta departamental de la provincia Ñuflo de Chávez y el alcalde de San Julián encabezan la movilización. Exigen la renuncia del Gobernador.

Pertrechados de escudos, armados con palos y enarbolando la whipala, sectores sociales de San Julián salen en marcha hacia Santa Cruz de la Sierra. En el camino esperan engrosar sus filas con la incorporación de organizaciones de Los Troncos y Cuatro Cañadas. Al frente de la marcha están el alcalde de San Julián, Willy Calderón, y el asambleísta departamental de la provincia Ñuflo de Chávez, Dilfe Rentería, ambos del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Rentería expone las demandas asumidas en la reunión con movimientos sociales de la zona. Por un lado, apuntan a la conclusión del paro por el censo que se prolonga por 11 días. Por otro, incorpora la renuncia del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, entre los pedidos.

«Es una marcha para pedir la renuncia del gobernador. Hemos coordinado con otros sectores que se concentrarán en Santa Cruz» bajo la misma exigencia. Renteria describe la columna que partió de San Julián como «marcha pacífica sin confrontación».

La transmisión de radio Full Mega, muestra al asambleísta rodeado de un grupo de personas que sostiene palos de notorio grosor. «Que no nos provoque el gobernador», advierte Rentería entre los vítores de sus seguidores.

Más radical se expresa el alcalde Willy Calderón. «Vamos a tomar la ciudad de Santa Cruz (de la Sierra)», arenga. La movilización, asegura, pretende «sacar al gobernador» y levantar el paro. Considera que las medidas asumidas por el Comité Interinstitucional perjudican «la siembra y la campaña alimenticia».

La marcha espera engrosar sus filas con la participación de sectores sociales de Cuatro Cañadas y Los Troncos. «Hemos coordinado con las 15 provincias para reforzar el cerco» afirma el ejecutivo de los interculturales de San Julián, Fausto Arias. También revela conversaciones con mineros y ponchos rojos que estarían llegando a la ciudad para cumplir con sus demandas.

Arias expresa su solidaridad con «los ayoreos, con los hermanos de Pailón y de Yapacaní». Los enfrentamientos vividos en días atrás ha enardecido a los marchistas que se muestran más amenazantes. «Si no nos permiten avanzar, si hay problemas, se va a entrar a la propiedad privada» de empresarios con el fin de nacionalizar las mismas, detalla Arias.

Santa Cruz mantiene su paro por el censo en medio de un ambiente de tensión contenida. Desde el Comité Interinstitucional se apunta a un diálogo sin condiciones para definir la fecha del censo. Por su parte, el Gobierno también convoca a las mesas técnicas, aunque persiste en su idea de mantener el censo para abril de 2024.

Fuente: EL DEBER

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más