FmBolivia
Radio FmBolivia

Fin del carnaval

7

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Todos los indicadores muestran que el precio del petróleo está por sufrir una fuerte caída hasta fin de año. Las proyecciones de crecimiento de la economía china al igual que la de Europa y Estados Unidos, son desalentadoras. Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se alejan cada vez más de una renovación de su acuerdo para reducir la oferta mundial de petróleo.

Que la economía crezca solamente en 3,38%, como lo reconoció el INE, al anunciar que este año no habrá segundo aguinaldo, significa que los altísimos ingresos provocados por aquel boom no fueron usados con inteligencia, y mucho menos con honradez.

Para comenzar, este año no habrá segundo aguinaldo, porque el crecimiento no llegó a 4,5 %, lo que habrá que poner en la cuenta de quienes manejaron la economía en estos años.

El problema de este anuncio es que se debe esperar un período de ajuste capaz de provocar la devaluación de la moneda, la eliminación del subsidio a los hidrocarburos y el cierre de las empresas estatales deficitarias, para comenzar.

El expresidente de la CAF, Enrique García, dijo que el próximo presidente de Bolivia deberá apretar los cinturones, lo que significa que deberá despedir a miles de supernumerarios masistas que fatigan y engordan las cuentas fiscales.

El exministro de Hidrocarburos, Mauricio Medinaceli, dijo que el próximo gobierno deberá eliminar el subsidio a los hidrocarburos porque las importaciones de gasolina y diésel son mayores que las exportaciones de gas natural.

Lo que significa, dijo Medinaceli, que la gasolina especial costará Bs 11,98 por litro, un gasolinazo que debería tener el sello del MAS. No pudo, no supo, o no entendió el MAS, que debería invertir el dinero generado por las exportaciones del gas en inversiones capaces de producir mayores volúmenes de exportación, o por lo menos iguales a los que habían dejado los gobiernos anteriores, llamados neoliberales.

Vendrá el FMI y dirá lo que siempre dice: hay que reducir el gasto, ese gasto que ha provocado el déficit fiscal de los últimos seis años. No es que el FMI sea malo: lo que pasa es que su misión es exigir que los gobiernos de los países afiliados tengan sus cuentas en regla, y que no gasten más de lo que ganan, que no se endeuden, que no vivan de pedir prestado.

En la historia de los países hay periodos en que se debe vivir de lo que se gana y periodos en los que se deben vivir a crédito. Cuando se vive a crédito llega un momento en que se debe pagar. No hay deuda que no se pague ni plazo que no se cumpla. Eso es todo.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas