Concluyó con gasificación y dinamitazos de afines al MAS

14

Por 150 minutos, el centro de la ciudad de La Paz fue escenario de un violento enfrentamiento entre los manifestantes que bajaron desde la avenida Montes, después de participar en el cabildo convocado por los cívicos. Los jóvenes intentaron ingresar a plaza Murillo para protestar pero se encontraron con una barricada de policías y mineros afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) que hicieron explotar dinamitas para amedrentarlos.

El mayor punto de tensión fue a tres cuadras de la plaza Murillo, entre al avenida Mariscal Santa Cruz y Socabaya que después se trasladó hasta la avenida Camacho y esquina Bueno. Los gases lacrimógenos y la explosión de dinamitas eran constantes, la policía logró dispersar a los movilizados por unos instantes, que posteriormente se reagruparon para tratar de ingresar a kilómetro cero.

Un grupo numeroso de jóvenes se apostó en esa intersección lanzando arengas contra el partido oficialista y exigiendo ingresar a la plaza histórica, cuestionando que ellos también tienen derecho de estar en ese lugar y no solo beneficiar a sectores afines al MAS.

Minutos más antes, los cooperativistas y mineros sindicalizados afines al presidente Evo Morales hacían explotar cachorros de dinamita cada cierto tiempo, como una medida de persuadir y dispersar a las marchistas. Quienes, además, fueron resguardados por la policía y coordinaban las acciones que tomarán.

EL HECHO

Los jóvenes protestaban de forma pacífica y luego se abalanzaron contra el cerco de policías que retrocedieron pocos pasos, un segundo hizo que los mineros reaccionaran y lanzaron un explosivo que cayó casi a espaldas de los uniformados que tuvieron que abrir el cerco para evitar que alguno de ellos salga afectado. Empero ni esas acciones hicieron que estos persuadan a los auríferos para que dejen de usar esos elementos.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

Minutos después llegó un refuerzo policial al lugar e hicieron uso de agentes químicos para dispersar a los movilizados. Lograron su objetivo por unos minutos, pero luego los movilizados se volvieron reagrupar y retomaron su objetivo, que fue respondido por una profusión de gases lacrimógenos.

A una cuadra más abajo del primer enfrentamiento, en la calle Ayacucho y Camacho, se trasladó el conflicto. Los jóvenes, muchos con el rostro cubierto, se hicieron de hojas de calamina y lo usaron como escudos para hacer frente a los policías que no dejaban de lanzar agentes químicos para contener y dispersar a los movilizados.

En el lugar existían personas de a pie con menores de edad, tomando en cuenta que anoche los niños salieron disfrazados para celebrar Halloween. En el ínterin de escape, una mujer extravió a su hijo de dos años de edad, que después de una hora de angustia fue encontrado.

Los uniformados continuaron lanzando esos agentes químicos. Del hecho dos jóvenes resultaron heridos, un varón recibió el impacto de la granada de gas en la entrepierna y una mujer en la quijada, ambos fueron trasladados hasta el Hospital de Clínicas para su valoración. Además muchos de los manifestantes y trabajadores de la prensa fueron afectados por el efecto del gas.

El Diario.