Octubre, mes de elecciones con dudas por presunto fraude

7

EVO MORALES POSTULA POR TERCERA VEZ CONSECUTIVA CON LA VENIA DEL TSE. SUS DOS MAYORES CONTRINCANTES SON CARLOS MESA DE COMUNIDAD CIUDADANA Y OSCAR ORTIZ DE BOLIVIA DICE NO.

Comienza octubre, mes de elecciones para un nuevo mandato presidencial de Bolivia con un proceso electoral que tiene más dudas que certezas por todas las denuncias de irregularidades del Tribunal Supremo Electoral (TSE), varias encuestas donde la población está segura que habrá fraude a favor del MAS, una campaña con uso de recursos públicos y el incendio en la Chiquitania que consumió millones de hectáreas y con ellas el descontento de electores.

A 19 días de la jornada de votación en Bolivia y 33 países donde nuestro país tiene representación diplomática, el escenario político electoral se presenta con varias dudas reflejadas en la ciudadanía que a través de las redes y mediante varias encuestas realizadas no cree que estas elecciones sean transparentes.

El fantasma del fraude envuelve el Órgano Electoral con varios indicios, desde habilitar la candidatura de Evo Morales a pesar de un referéndum constitucional que rechazó una nueva repostulación suya, desconocer la voluntad de más del 51 % de la población, hasta, habilitar a dos candidatos: una vicepresiencial – Shirley Franco de Bolivia dice No- y uno a la Presidencia –Chi Hyun Chung por el PDC- después de las elecciones primarias de enero pasado, cuyos resultados, según la Ley de Organizaciones Políticas 1096, son vinculantes y de cumplimiento obligatorio.

Además de estas observaciones denunciadas por varios candidatos a la Presidencia como Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, las observaciones al trabajo del TSE se remontan desde mucho más antes de las elecciones Primarias.

Por ejemplo, las reuniones entre el presidente Evo Morales y los vocales del TSE cuando el Órgano Legislativo, en septiembre del 2018 trataba la nueva Ley de Organizaciones Políticas.

Otro hito en este proceso es la renuncia de tres vocales del TSE: Katia Uriona, quien era presidenta del ente electoral; José Luis Exeni, quien fue vicepresidente y la vocal Dunia Sandoval.

Uriona y Sandoval presentaron argumentos similares al momento de alejarse del TSE, que “ha llegado a una situación de estancamiento en la toma de decisiones referida a temas fundamentales para el resguardo de la institucionalidad” (Uriona).

“Fui disidente respecto a la decisión de la Sala Plena sobre la habilitación de dos candidatos, debido a la colisión entre los resultados del Referendo Constitucional y el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional”, decía Sandoval en su carta de renuncia.

Después de estas dimisiones, hasta la fecha se registraron más de 50 despidos y/o renuncias de funcionarios del TSE, muchos de ellos ocupaban altos cargos como el director nacional jurídico del TSE, Jorge Fuentes, dos secretarios de Cámara, Fernando Arteaga y Lizet Sempértegui, el director nacional de administración, Guillermo Hugo Holters, la directora nacional del Sifde, Karina Herrera, y la directora nacional de comunicación, Sagrario Urgel, entre otros.

Para muchos analistas y políticos estos hechos era indicios de inestabilidad e irregularidades en el TSE, lo que a su vez se tradujo en desconfianza de parte de la población que a pesar de la versión de los vocales quienes en los últimos días aseguran que llevan un proceso transparente, afirma que se está gestando fraude para favorecer la candidatura observada de Evo Morales.

Según la última encuesta de Mercados y Muestras para el periódico Página Siete, el 68 % cree que este 20 de octubre habrá fraude electoral. En una consulta similar que se realizó hace dos meses la percepción ciudadana era que un 70 % consideraba que habrá fraude.

Para el candidato Carlos Mesa, el fraude electoral está en plena ejecución por parte del TSE y el Gobierno central, tomando en cuenta en un comienzo que se vulneró la Constitución Política del Estado.

“El Tribunal Constitucional habilitó a Evo Morales y a Álvaro García Linera, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ratificó esa habilitación y el señor (Oscar) Ortiz tiene la obligación como lo manda la Constitución de renunciar a su cargo de senador para postularse como candidato a la Presidencia, cosa que no ha hecho. El fraude se ejecuta en la vulneración de la Ley de Organizaciones Política cuando el Tribunal Supremo Electoral estableció que quedaba completamente prohibida la renuncia de cualquier candidato a la Presidencia o Vicepresidencia, salvo por muerte o grave enfermedad”, decía Mesa a EL DIARIO.

A ese escenario se suma, la campaña político electoral del oficialismo donde ni el TSE ni los funcionarios de Gobierno o del Legislativo delimitan cuando el Presidente y candidato del MAS puede hacer campaña con el uso de recursos públicos.

En contraste a este hecho, el TSE comprometió en los últimos días la realización de un minucioso control mediante la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), considerado como un sistema innovador de resultados preliminares. Según los vocales, la ventaja es que brinda información cierta a la ciudadanía sobre la votación la misma noche de la jornada electoral. Claro que hasta ahora no se ha logrado tener resultados de la totalidad de mesas.

Asimismo, los partidos, plataformas y organizaciones adelantaron que se organizan para el control del voto con distintas iniciativas como la creación de aplicaciones para teléfonos celulares.