Advierten que la «inestabilidad» de Mesa reabre heridas y pone en juego la integridad del país

2

Miembros del oficialismo y la oposición en la Asamblea Legislativa Plurinacional advirtieron el martes que la «inestabilidad» y la personalidad cambiante del candidato presidencial Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), reabre heridas de conflictos entre departamentos y pone en juego la integridad del país.

Las antiguas disputas por la propiedad del campo gasífero Incahuasi y por la ‘capitalidad plena’ recobraron actualidad debido al discurso «ambivalente» que caracterizó la campaña de Mesa para las elecciones generales del 20 de octubre.

«Carlos Mesa tiene una zigzagueante posición, es ambivalente (…) y eso es lo que le está quitando votos a su candidatura, a la gente no nos gusta que jueguen con la integridad de los departamentos», dijo el diputado por Santa Cruz, Miguel Ángel Feeney, de Unidad Nacional.

Si llega a la Presidencia, Mesa abrió la posibilidad de revisar si una parte de Incahuasi está en Chuquisaca, aunque un estudio técnico internacional estableció que ese pozo está íntegramente en Santa Cruz.

«Los candidatos a la Presidencia tienen una responsabilidad, como un buen padre de familia, de que los nueve departamentos sigamos unidos y nos queramos entre nosotros, cosa que no está haciendo el candidato Mesa», añadió Feeney.

Existe además un compromiso de Mesa para trasladar los órganos Ejecutivo y Legislativo a Sucre, denunció el lunes el Comité Cívico Pro Departamento de La Paz, en base a documentos suscritos en 2002 y 2004, cuando el actual candidato de CC fue vicepresidente y sucesor de Gonzalo Sánchez de Lozada.

«Yo creo que es un discurso repetitivo y además irresponsable, porque yo creo que lo que queremos en Bolivia es sanarnos de las heridas», dijo el jefe del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Luis Eduardo Siles, y recordó que la personalidad de Mesa ocasionó dolores de cabeza a ese partido en el pasado.

«Él vuele a insistir en un tema que causa roncha en Santa Cruz y en Chuquisaca (…), no es necesario reabrir esas heridas y no es necesario poner en tela de juicio el equilibro político institucional en Bolivia, donde hay una capital que es Sucre y una sede del poder Ejecutivo, que es La Paz. Esos temas son temas que hacen a la cohesión de este país, ya no se deberían tocar», agregó.

Por su parte, el diputado opositor Rafael Quispe, aspirante a ocupar la Gobernación de La Paz en los comicios subnacionales del siguiente año, manifestó que la sede política del país «no se mueve, no se toca».

«Si Carlos Mesa o cualquiera quiere mover eso, va entrar en dificultades», apuntó.

Incluso el diputado de Amilcar Barral, que renunció a UN para apoyar a Mesa, consideró innecesario querer confrontar otra vez a los departamentos del país con temas como Incahuasi y la ‘capitalidad plena’.

Si alguien está queriendo hablar eso, de llevar a una confrontación entre departamentos, «sería la peor estupidez que cometa cualquier tipo de candidato», afirmó.

Entretanto, el diputado Lino Cárdenas, del Movimiento Al Socialismo (MAS), calificó de «incendiarias» las declaraciones de Mesa con el propósito de llamar la atención de los electores y subir en las encuestas.

«Así es el señor Mesa, una persona absolutamente inestable, una persona cambiante, una persona que no le da seriedad al tema político. Mesa es sinónimo de inestabilidad, sinónimo de crisis y, por eso, tenemos en estas sus declaraciones una muestra de lo que él es precisamente», remarcó.

El candidato del CC marcha segundo en la preferencia electoral con un promedio menor al 25% en las encuestas, muy por detrás del presidente Evo Morales, del MAS, que cuenta con casi el 40% de la intención de voto a menos de tres semanas de los comicios.

rm/clm ABI