Yo por Bolivia, la campaña que reparte solidaridad y formación

Ha pasado más de un mes desde que cinco organizaciones decidieran tejer redes solidarias para amainar el rugido del hambre durante la cuarentena. Además de abastecer de alimentos, esperanza y prevención a miles de familias y grupos vulnerables, la campaña Yo por Bolivia ha contribuido a fortalecer a muchas organizaciones a nivel nacional y departamental en este tiempo. Ahora mira hacia el Beni.

El ambicioso plan de la Red O2, Olla Comunitaria, Plato Lleno, Fundación Techo y Banco de Alimentos Bolivia de llegar a 3.000 familias necesitadas resultó quedarse corto.

“Sólo el equipo de La Paz hemos entregado alrededor de 2.500 kits de alimentos, víveres y productos de prevención del coronavirus en la sede de Gobierno, El Alto, Sucre, Potosí, Trinidad, comunidades del altiplano y el oriente boliviano”, resalta Mariana Aramayo, coordinadora de la Red O2 que es, a su vez, la encargada de gestionar la campaña Yo por Bolivia, de la que son parte más de 40 voluntarios a nivel departamental.

“Durante este tiempo hemos ido generando una base de datos muy amplia para poder responder tanto a las necesidades de organizaciones, como de personas que nos llamaban y nos escribían porque precisaban de la solidaridad”, explica Aramayo.

Y es así como la campaña Yo por Bolivia ha combatido la pandemia de la Covid-19: con camaradería. La coordinación de los voluntarios con diversas instituciones y organizaciones de La Paz ha hecho posible que familias, personas en situación de calle, casas de acogida de adultos mayores, hogares de niños, pacientes con enfermedades crónicas o colectivos como el LGTB y Hormigón Armado reciban alimentos, medicamentos y material de bioprotección durante el estado de emergencia.

Pero lo que nació como una iniciativa social para brindar ayuda humanitaria a aquellos sectores de la población a los que el sistema arrincona, y en muchos casos olvida, terminó convirtiéndose en un puente que ha tendido a fortalecer la labor de colectivos ante diferentes contextos de crisis como el actual.

“De una campaña para entregar alimentos, esto se ha ido convirtiendo en una formación para no sólo a los 40 voluntarios que tenemos en La Paz, sino para otras organizaciones y colectivos a los que hemos brindado diferentes espacios de aprendizaje que les pueden ser útiles para realizar mejor su trabajo”, asevera Aramayo.

Con ese fin, el área de educación de Yo por Bolivia organizó y puso en marcha diversas actividades y talleres de formación. Los mismos fueron guiados por profesionales en las diferentes temáticas abordadas: primeros auxilios físicos y psicológicos, autocuidado, cómo trabajar con personas en riesgo de vulnerabilidad o sesiones de meditación y mindfulness han sido solo algunas de ellas.

“Hemos tratado de generar un impacto íntegro, capacitándolos y fortaleciéndolos para que después esto sea, en cierto modo, automático. Lo cual quiere decir que la sociedad civil pueda y tenga la capacidad de darle respuesta a cualquier problema o situación de desastre que se presente en un futuro”, sostiene Aramayo dejando entrever el alcance de la campaña Yo por Bolivia, la cual ha donado oportunidades a todos.

Los muchos y grandes esfuerzos individuales y colectivos hicieron que la campaña concluya con éxito. Pero tras una pequeña pausa, no tardó en presentarse una nueva adversidad. Esta vez en el Beni, donde el gobernador, Fanor Amapo, declaró la pasada semana desastre sanitario departamental por la propagación de la Covid-19 en la región.

“La primera fase ha sido básicamente de emergencia. Justo en esta semana que nos dimos una pausa, el sistema sanitario en Beni comenzó a colapsar. Es por ello que vamos a comenzar con una segunda fase”, relata la encargada del área social de Yo por Bolivia, Karen Román.

Con este nuevo cometido, los voluntarios centran su atención estos días en la recolección de fondos para poder atender las necesidades de los hogares, las personas e instituciones más necesitadas en Trinidad, donde entregarán medicamentos y equipos de bioseguridad.

“La próxima semana vamos a hacer la partida desde La Paz. Ahora estamos en recolección de plata y medicamentos. Sabemos que hay falta de alimentos también, pero lo más útil y urgente que podemos llevar desde La Paz son medicamentos tanto para el tratamiento de la Covid-19 como de enfermedades crónicas”, indica Aramayo.

Aquellas personas que quieran contribuir a esta causa pueden hacerlo a través de la cuenta de ahorros en bolivianos de Banco Bisa 1641424010 a nombre de Mariana Aramayo Donoso.

Cruzada por Beni

Objetivo Los voluntarios de Yo por Bolivia ahora recolectan fondos para poder atender las necesidades de los hogares, las personas e instituciones más necesitadas en Trinidad, donde entregarán medicamentos, insumos y equipos de bioseguridad.
Aportes Aquellas personas que quieran contribuir a esta causa pueden hacerlo a través de la cuenta de ahorros en bolivianos de Banco Bisa 1641424010 a nombre de Mariana Aramayo Donoso.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.