MNA cambia sus objetivos para convertirse en un museo activo

3

La apertura y reestructuración de nuevos espacios, la renovación de objetivos, un perfil renovado y talleres de capacitación en el Museo Nacional de Arte (MNA) son algunos de los cambios que pretenden convertir este repositorio en un espacio de interacción entre el arte y el público; además de un giro de su lógica “representativa” a una “analítica”.

La primera remodelación en el museo, ubicado en la calle Comercio, se realizará en el ingreso. Será un nuevo vestíbulo que tendrá como objetivo ser un punto de encuentro entre los ciudadanos y turistas. Los cambios comenzarán desde el martes 4 de junio.

“La gente podrá pasar el tiempo dentro del museo, así quisiera o no visitar nuestras colecciones. Será un espacio para que la gente pueda tomarnos como punto de encuentro, de espera, que pueda estar cómoda y que pueda tener acceso a internet”, comentó la jefa de Unidad del MNA, Karen Brígido, mediante una conferencia de prensa, ayer.

El remozado ingreso al espacio es –aseguró– uno de los más importantes cambios que se realizará con el objetivo de que el público de a pie tenga un mayor acercamiento al arte.

El plan de reestructuración también comprende la reubicación de la tienda de arte Emeneá y nuevos espacios de información y acceso. También se implementará el taller de conservación y restauración, donde se expondrá el trabajo de la Unidad de Conservación del MNA desde una manera didáctica.

“Este taller expondrá a la gente el significado de la restauración o la conservación de los bienes culturales, será muy didáctico y académico también”, explicó Brígido, quien afirmó que también se implementará el Estudio No.1, que pretende ser un espacio de interacción artística destinada a estudiantes de arte o de la academia de artistas emergentes.

Nuevo perfil del MNA

El mayor cambio del repositorio comprende un giro en su nuevo perfil. Se trata del traspaso de su lógica actual representativa hacia una mirada analítica.

“Qué quiere decir eso, por ejemplo, con respecto a nuestra colección de arte colonial y virreinal por la cual es famoso el Museo Nacional de Arte, ya no queremos representar una cultura de colonialismo. Lo que queremos es analizar las expresiones culturales de lo colonial y de esa época”, explicó el director del museo Max Hinderer.

Otro punto del nuevo perfil del museo es que trata de cambiar la imagen del MNA como un “contenedor de exposiciones” para ser un “productor” de arte. El repositorio también implementará el Programa de Estudios Descoloniales en arte (PED) que comprenderá talleres, charlas, conferencias, círculos de lectura y un seminario internacional anual. Este último se llevará a cabo con la presencia de invitados nacionales e internacionales, señaló Hinderer.

Por otra parte, la ampliación de sus objetivos incluye resguardar, rescatar, conservar, promover y difundir el patrimonio artístico y cultural del país, además de fomentar la educación pública y la producción de conocimientos.

Cierre de las salas permanentes

Las salas de colecciones permanentes de la planta baja y alta del Museo Nacional de Artes estarán cerradas a partir de los primeros días de junio hasta su aniversario, que se celebra el 3 de agosto. En el transcurso de ese tiempo, se realizará una evaluación de las piezas donadas de Gil Imaná e Inés Córdova. Son 6.836 bienes culturales que se presentarán en una muestra los primeros días de agosto. Sin embargo, los otros espacios del MNA continuarán abiertos.

Los representantes del Museo Nacional de Arte no detallaron el monto que se pretende invertir en este proceso de reestructuración. Indicaron que realizarán una rendición de cuentas al finalizar el proyecto.