En tiempo récord, el MAS rechaza objeción presidencial y Copa promulga ley para elecciones en 90 días

165

En medio de la crisis por el coronavirus, un suceso inédito se registró este jueves en la política boliviana, cuyo resultado fue la promulgación de la ley que fija un plazo de 90 días para realizar las Elecciones. 

En unas cuatro horas se desarrolló un proceso legislativo en el cual el MAS sancionó la norma en el Senado, ante lo cual la presidenta Jeanine Añez no tardó en formalizar una objeción que, casi de inmediato, fue rechazada por la mayoría del Movimiento al Socialismo en una sesión de Asamblea citada de urgencia.

El resultado de este procedimiento fue que la presidenta en ejercicio de la Asamblea, Eva Copa, promulgó la ley de postergación de elecciones, la cual fija un plazo de 90 días, a partir del 3 de mayo, para que el Tribunal Supremo Electoral lleve adelante la votación.

Ese plazo se impuso a iniciativa del MAS, a pesar de que el TSE había solicitado que el margen fuera hasta el 26 de septiembre para realizar las Elecciones.

La cronología fue así:

Alrededor de las 19:00 el Senado, tras un fuerte debate, sancionó la ley –un día antes aprobada en Diputados- mediante la cual se estableció el plazo de 90 días para los comicios.

Hubo controversia porque senadores de UD y PDC acusaron al MAS de pensar en política antes que la salud de los bolivianos. El senador Oscar Ortiz pidió en la sesión que haya voto nominal, para saber quiénes apoyaban la propuesta de los 90 días, lo cual fue rechazado en la sesión.

Una vez sancionada la ley, pasa al Órgano Ejecutivo para su promulgación, sin embargo, la Constitución permite que la Presidenta observe la norma en un plazo de 10 días. 

Jeanine Añez, en este caso, presentó sus objeciones casi de inmediato. El senador Ortiz explicó, mediante Twitter que se hizo con esa rapidez porque la norma “amenazaba la salud de los bolivianos”. 

A las 21:09, hora que consta en el sello de recibido, Jeanine Añez presentó sus observaciones contra la ley ante la Asamblea. 

En un documento de cinco páginas, la mandataria argumentó que enfrentar la pandemia fue declarado prioridad nacional y que se debe garantizar el derecho a la salud de los bolivianos.     

En base a esa exposición, pidió al parlamento que reconsidere la ley y respete la propuesta inicial del TSE, que proponía un plazo hasta el 6 de septiembre para realizar los comicios.

Mientras la objeción de la mandataria se presentaba, los senadores se habían unido con los diputados en el auditorio del Banco Central, para la 23 Sesión de Asamblea cuyo objeto era aprobar el Decreto de Indulto.

Cuando la Asamblea sesionaba, se entregó las observaciones de Añez. Entonces, tras aprobar el Decreto de Indulto, se convocó de inmediato a otra Sesión para tratar el documento enviado por la Presidenta.

Alrededor de las 22:00 se instaló la 24 Sesión de Asamblea, para tratar las observaciones enviadas por Añez. 

Según la Constitución, la Asamblea podía aceptar las observaciones y devolver la ley al Ejecutivo para la promulgación o, la otra opción, rechazar la objeción de la mandataria y que la norma sea promulgada en el mismo Legislativo. El MAS, que controla el parlamento, optó por la segunda alternativa.

Tras un debate de casi una hora, el MAS impuso su mayoría para rechazar las observaciones de Añez, habilitando que la Presidenta de la Asamblea en ejercicio promulgue la ley.

Cerca a las 23:00, la presidenta del Senado, Eva Copa, firmó y promulgó la ley de postergación de las elecciones, que fija los 90 días para hacer la votación. Fue aplaudida por sus correligionarios.

El senador Ortiz advirtió que el MAS instaló la segunda sesión de Asamblea sin convocatoria previa, lo que la vicia de nulidad.

A la medianoche, Añez publicó un comunicado en el cual acusó a Evo Morales y Luis Arce de manipular la aprobación de la ley.

Sostuvo que esa convocatoria a elecciones es un atentado gravísimo contra la vida y responsabilizó de las consecuencias a Arce y Morales. Por último, dio por rechazada la norma.

Erbol