FmBolivia
Radio FmBolivia

Bolivia, tercer productor de coca y cocaína del mundo

8

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El Departamento de Estado de Estados Unidos presentó al Congreso de ese país el Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos (Incsr, por sus siglas en inglés), donde señala que Bolivia es el tercer mayor productor de coca y cocaína en el mundo. Además, establece que no existen datos que respalden la posición del Gobierno para incrementar los cultivos legales del arbusto.

“Bolivia continúa siendo la tercera mayor fuente de coca y cocaína en el mundo, y un importante país de tránsito para la cocaína peruana. Por segunda vez desde 2010, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc) estima que el cultivo de coca está aumentando”, señala las conclusiones del informe que fue presentado en pasados días por el departamento de Estado norteamericano.

Sobre la producción de cocaína, el documento advierte que la producción potencial de cocaína pura en Bolivia sigue siendo históricamente alta en 249 toneladas métricas (TM) en comparación con las 170 TM de hace 10 atrás.

EL DIARIO intentó comunicarse con el ministro de Gobierno, Carlos Romero, para conocer su punto de vista sobre el informe, pero no respondió a las llamadas telefónicas a su celular. Sin embargo, el diputado del Movimiento al Socialismo (MAS), Lino Cárdenas, dijo que la información de este documento es sesgada y pretende desprestigiar los mecanismos que implementa el Gobierno para luchar contra el narcotráfico.

“Son opiniones que no son serias ni honestas y lo único que busca el Gobierno de Estados Unidos es crear duda sobre los mecanismos que se realizan en el país. En el caso de Bolivia tiene un prejuicio porque cuando estaban dirigiendo la lucha contra el narcotráfico a la cabeza de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) fueron expulsados por el presidente Evo Morales y que hemos demostrado que podemos trabajar contra el ilícito”, dijo el legislador.

SIN ARGUMENTOS

El informe estadounidense dice que no existen datos disponibles para respaldar las afirmaciones del Gobierno boliviano de que el consumo de coca tradicional, cultural y medicinal se haya incrementado, argumento que fue utilizado para justificar el aumento de los cultivos que pasó de 12.000 hectáreas a 22.000, tal como los establece la Ley 906 General de Coca.

Según la estimación realizada por la Unión Europea, hay un excedente del 38 % de coca que no es utilizada con fines tradicionales.

Sobre esa observación, Cárdenas aseguró que el Gobierno estadounidense no conoce la realidad del consumo de la hoja de coca, el incremento se hace en base a estudios que se realizaron para determinar que se requiere 22.000 hectáreas para el consumo tradicional.

FALTA DE CONTROL

El estudio cuestiona los controles inadecuados sobre el mercado legal de coca y el tránsito hacia otros países. En 2013, Bolivia retornó a ser parte de la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas de 1961 donde permite que la coca sea usada solo en el país con fines tradicionales y medicinales. Sin embargo, el Gobierno continúa promoviendo que otros países consuman el arbusto y sus derivados.

“Bolivia debe intensificar los esfuerzos para detener el desvío de coca a la cocaína mediante el endurecimiento de los controles sobre el comercio de hoja de coca, logrando reducciones netas en el cultivo de coca, y mejorar la aplicación de la ley y los esfuerzos judiciales para investigar y procesar las actividades delictivas relacionadas con las drogas”, finaliza el apartado sobre Bolivia.

COOPERACIÓN

El informe también menciona sobre la ayuda económica, Bolivia recibe la mayor parte de su apoyo financiero extranjero antinarcóticos de la Unión Europea. La UE está implementando actualmente un programa de ayuda de tres años (2016-2018) por valor de 50 millones de dólares, y proporciona $10 millones adicionales para apoyar los programas de control de drogas y la asistencia técnica.

El Gobierno boliviano niega que cárteles extranjeros de la droga operen dentro de sus fronteras, pero reconoce la presencia de emisarios de los cárteles.

Durante la interpelación al ministro de Gobierno, Carlos Romero, por el pleno de la Asamblea Legislativa, por la emboscada a los efectivos de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar), en el Chapare, dijo que la cooperación internacional para luchar contra el narcotráfico se redujo a partir del 2010.

Estados Unidos y Bolivia son partes de un tratado de extradición de 1995 que permite la extradición de nacionales por los delitos más graves, incluyendo el narcotráfico. Bolivia y Estados Unidos no tienen un tratado de asistencia legal mutua, pero ambos países pueden solicitar asistencia a través de varias convenciones multilaterales de las cuales ambos son signatarios.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas