Viviendas clandestinas proliferan en 11 zonas de La Paz con aval de 3 municipios

58

Casas clandestinas se edifican en al menos 11 barrios de la ciudad de La Paz con autorización de las alcaldías vecinas de Palca, Mecapaca y Achocalla. Estas construcciones se levantan en zonas de riesgo y sitios vulnerables en época de lluvias, según subalcaldes paceños. Este hecho se puso en evidencia por el deslizamiento de Kella Kella, en Ovejuyo, donde el domingo pasado 16 viviendas se vinieron abajo.

El subalcalde del macrodistrito Sur, Óscar Sogliano, explicó que en su jurisdicción hay este tipo de problemas con los municipios de Achocalla y Palca. En el primero se reportaron conflictos en la parte alta de Los Sargentos y en la segunda meseta de Següencoma. Según el edil paceño, la alcaldía vecina dio autorizaciones para construcciones en zonas “de alto riesgo”.

“Con la Alcaldía de Palca hubo además problemas en otras zonas de alto riesgo, como en la parte superior de Ovejuyo, Alto Ovejuyo y Apaña. Para nosotros es jurisdicción de La Paz, pero la mayoría de las autorizaciones (de construcción fueron entregadas por Palca)”, dijo Sogliano.

La subalcaldía Sur llevó adelante procesos de fiscalización y en 2019 los casos alcanzaron a 276. “Los iniciamos en lugares no urbanizados, sin planimetría y que son áreas municipales de equipamiento o áreas verdes. Estos sitios fueron avasallados por otras personas que dicen tener el derecho propietario. Obviamente nuestra capacidad se ve limitada por estas resoluciones que van a favorecer a este tráfico de tierras”, sostuvo el subalcalde.

El pasado fin de semana, el sector de Kella Kella, de Ovejuyo, se vino abajo con el consiguiente colapso de 16 inmuebles. Un informe del gobierno municipal de La Paz establece que el problema se produjo porque las viviendas tenían autorización de construcción emitidas por la Alcaldía de Palca.

Respecto a este caso, el burgomaestre de Palca, René Aruquipa, dijo que no emitió ninguna autorización en este sector. “Son unas 28 familias. De ellas, siete tenían documentos de terrenos como lotes. Las otras restantes no tenían ningún tipo de autorización. Son clandestinas”, sostuvo. “Denunciaré al subalcalde de la zona Sur por calumnias e injurias; me hizo quedar mal ante la opinión pública afirmando que nosotros dimos autorizaciones”, anunció.

Consultado sobre si emitieron autorizaciones de construcción en otros sectores, Aruquipa respondió: “No puedo afirmar si es verdad o no, ya que nuestro municipio es muy grande”.

Límites indefinidos, la causa

El subalcalde del macrodistrito de Cotahuma, José Quiroga, dijo que los problemas en su jurisdicción se presentan con la Alcaldía de Achocalla, que autoriza permisos de construcción y movimientos de tierra. Según la autoridad edil, esta situación se debe a que aún no están definidos los límites. “Esa alcaldía toma aires de río y construyen. Cuando hacemos la fiscalización, nos encontramos con la noticia de que tenían autorización de movimientos de tierra”, declaró.

Quiroga explicó que los problemas se centran en la frontera y en las zonas de Llojeta, Alpacoma, Kalamarca y Primero de Mayo. “Están en riesgo por estar cerca al río, en especial Kalamarca. Ahora registramos un deslizamiento en Llojeta, en inmediaciones al cementerio Los Andes, pero gracias a Dios no hay desgracias personales ni de viviendas, pero el problema es de grandes proporciones. Esto se produjo por los trabajos que son autorizados por Achocalla”, dijo.

Permisos sin criterios

El subalcalde de Mallasa, Jimy Arizpe Antezana, indicó que su macrodistrito enfrenta problemas con la aprobación de planos de construcción e incluso de planimetrías con la comuna vecina de Mecapaca. “Esa alcaldía está aprobando esos documentos en (las partes altas de) Isla Verde y Aranjuez. Esa administración -no sé bajo qué criterios- dio autorización para estas edificaciones en zonas de muy alto riesgo porque ocasionan varias dificultades”, explicó.

Arizpe indicó que 20 viviendas de la zona de Isla Verde podrían ser afectadas por movimientos de tierra autorizados por Mecapaca. Dada la envergadura de estos trabajos, esa misma alcaldía paralizó esas intervenciones, pero la empresa ya no obedeció esta instrucción y los trabajos continuaron, incluso en época de lluvias.

“Nosotros como La Paz continuamos con las acciones de fiscalización (…) pero los mismos vecinos están iniciando por su cuenta procesos legales privados porque podrían ser afectados por estos movimientos de tierra en sus predios”, sostuvo.

En la parte alta de Aranjuez se lleva adelante un proceso por la habilitación de terrenos. “En este caso no tenemos mucha complicación, pero aún no iniciaron los trabajos por las lluvias”, explicó la autoridad edil de Mallasa.

El subalcalde de San Antonio, Miguel Ayala, fue el único que negó tener este tipo de problemas. “La Alcaldía de Palca pretendía entrar a la zona Cosmos 85, pero los vecinos se opusieron. Incluso (otros propietarios) veían la posibilidad de pasarse a jurisdicción de La Paz”, sostuvo.

Este medio intentó comunicarse con los alcaldes de Achocalla y Mecapaca, pero no respondieron.

Pagina Siete.