20-O: Mercados y Muestras pronosticó balotaje y detectó percepción de fraude

110

Las encuestas que Página Siete publicó antes de las elecciones fallidas del 20 de octubre de 2019 (20-O) acertaron al detectar la inclinación de la preferencia electoral, pronosticaron la segunda vuelta y hasta identificaron que la mayoría de los consultados creía que habría un fraude electoral.

Mercados y Muestras, la firma que realizó el trabajo de campo, efectuó tres encuestas en el marco de esos comicios: en julio, agosto y en septiembre.

En promedio, Morales tiene el 34% de intención de voto, Mesa logra el 26,6%. La diferencia entre ambos, en las tres mediciones, está por debajo del 10%. (Las opciones de los encuestados además de los postulantes fueron No sabe/no responde y Ninguno/blanco/nulo).

El artículo 166 de la Constitución establece que será proclamado Presidente, en primera vuelta, quien logre más del 50%, o quien logre 40%, con una diferencia de al menos 10% en relación con la segunda candidatura más votada. De no darse esos escenarios, los dos candidatos más votados deben ir al balotaje.

Según datos publicados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), en el caso de Viaciencia, en su encuesta de septiembre, la diferencia entre Morales y Mesa es de más del 20%. Morales logró el 43,20% y Mesa el 21,30%. En la ficha técnica del estudio figura como entidad contratante la alianza de medios: ATB, Bolivisión, PAT, Red Uno y Unitel.

En la encuesta de septiembre de Ciesmori la diferencia entre Morales y Mesa es del 11%. En su encuesta de octubre es del 9,3%. En el caso de la encuesta de octubre de Viaciencia la diferencia entre Morales y Mesa es del 10,4%.

Los conteos rápidos de Viaciencia (el único autorizado por el TSE) y de Tu voto cuenta detectaron el 20-O una diferencia menor al 10% entre Morales y Mesa (ver infografía), por lo que la segunda vuelta -según esos estudios- era inminente.

No obstante, después que la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) quedara paralizada, el TSE le dio la victoria a Morales en primera vuelta.

La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) revela que “la victoria en primera vuelta de Evo Morales fue estadísticamente improbable, y que su proclamación se dio por un aumento masivo e inexplicable de los votos del MAS en el 5% final del cómputo”.

La Misión Técnica de Expertos Electorales de la Unión Europea (UE) avaló el reporte de la auditoría de la OEA y replicó las conclusiones de ese trabajo respecto al sistema informático, la cadena de custodia, la legalidad de la integridad de los formularios de resultados y del análisis estadístico de los resultados finales.

Carlos Cordero, analista político, indicó que las encuestas para el 20-O mostraron los escenarios más probables y si esos comicios hubieran sido transparentes, se hubiera visto que las proyecciones coincidían con el resultado final.

“Lo que hicieron las encuestas fue señalarnos los escenarios más probables que iban a ocurrir y si hubiera sido una elección transparente es bastante probable que las proyecciones hubieran coincidido con la realidad, pero ahí intervino el factor humano, la mano negra que distorsionó los resultados. Los resultados del 2019 son referenciales”, sostuvo.

La encuesta de septiembre de Página Siete indagó sobre la percepción de los consultados respecto a un eventual fraude. El 68% creía que habría fraude electoral.

El informe de la auditoría de la OEA concluyó que hubo “manipulación dolosa” en las actas y en el procesamiento de resultados. La misión de la UE detectó una “serie de errores e irregularidades”, entre las que están: “actas electorales con un número inusualmente elevado de votos nulos, votos en blanco y una participación del 100% de los electores”.

Rubén García Sandoval, analista político, indicó: “El rol de las encuestas es sumamente importante y los medios deben tener mucha responsabilidad en esto, porque puede definir tanto quién va a la segunda vuelta contra el MAS, que es mi percepción inicial, y definir el próximo presidente”.

Considera que las encuestadoras y medios deben incidir en el factor “confianza”. “Ahora lo que tenemos que hacer, la población y los medios, es acogernos a las tendencias y ver qué encuestas fueron certeras o se acercaron al resultado del año pasado y confiar en estas encuestas… Me parece que las que más se acercaron fueron las de Página Siete y la independiente de las universidades, que no dejaron que se difunda y cuyos resultados se divulgaron en las redes”, dijo.

Pagina Siete.