YPFB acelera la certificación de las reservas tras anular licitación

25

Debido a errores administrativos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anuló el proceso de licitación que ganó la empresa que debía llevar a cabo la certificación de las reservas hidrocarburíferas del país, informó ayer el presidente de la petrolera del Estado, Herland Soliz.

Luego de haber tomado esta decisión, la empresa pública acelera el proceso de certificación y espera que la firma que se adjudique el trabajo entregue un informe preliminar hasta el 31 de marzo de la presente gestión.

Soliz explicó que cuando asumió el cargo se informó de todos los temas pendientes, entre ellos estaba la licitación de la compañía que debía certificar la cantidad de recursos, tanto de gas natural como de líquidos.

Entonces se evidenció que la anterior gestión de YPFB había realizado tres convocatorias para adjudicar la certificación, a las que se presentaron siete firmas.

“Cuando nosotros tomamos parte de esta licitación, ni siquiera la empresa elegida, que supuestamente cumplía con las normas, tenía en orden todos los términos de referencia como se pedía. Entonces hallamos un error administrativo que tenía YPFB y que hoy lo queremos cambiar para ser más transparentes con las reservas, que son el elemento principal del país para una negociación de compra-venta de gas”, manifestó.

Soliz agregó que como queda poco tiempo hasta el 31 de marzo, fecha que dispone la ley para que se dé a conocer la certificación de las reservas, YPFB pedirá a la empresa que se adjudique el trabajo que entregue un informe preliminar del proceso.

De forma paralela, la petrolera estatal, con sus técnicos, trabajará en una cuantificación de los recursos hidrocarburíferos.

Los datos oficiales de YPFB, hasta el 31 de diciembre de 2018, muestran que Bolivia certificó una reserva probada de gas de 8,34 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, luego de la salida del anterior Gobierno, la nueva administración de la petrolera revisó la certificación y solicitó volver a cuantificar las reservas, en virtud a las negociaciones que debían iniciarse con Brasil y Argentina, los dos principales mercados de exportación del gas.

Sobre la situación financiera de YPFB, Soliz remarcó que la compañía no está en quiebra, como sugirió su expresidente.

“En el balance general hay la diferencia entre activos, pasivos y el total de patrimonio que supera los 63.244 millones de bolivianos. Esto nos da un valor patrimonial muy alto. Con esta misma cifra podemos decir que YPFB no se encuentra en quiebra, tiene un patrimonio muy alto”, manifestó Soliz.

El funcionario añadió que hasta septiembre de 2019, las utilidades de YPFB reportaron cifras rojas, con una pérdida de 3.088 millones de bolivianos; pero con los ajustes ejecutados la actual administración logró revertir la situación financiera adversa.

Pagina Siete.