Zoonosis detectó primer caso de rabia canina

     El director de Zoonosis del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto, Rolando Yujra, confirmó a EL DIARIO que se detectó el primer caso de rabia canina en lo que va del año. El hecho fue registrado en la comunidad Pumamaya del Distrito 11.

OPERATIVO

Luego del análisis de laboratorio que confirmó la presencia de rabia canina en Pumamaya, los funcionarios de Zoonosis realizarán hoy diferentes campañas de vacunación antirrábica en el sector, ante el riesgo de que otros animales domésticos o callejeros hayan tenido contacto con el infectado y puedan presentar la enfermedad.

“Se ha confirmado con laboratorio el primer caso de rabia canina en El Alto, en el D-11, donde un perro con dueño fue el afectado. Si bien tenía las vacunas correspondientes, presentó una rabia muda, ya que el can no presentaba ningún síntoma, pero aun así podía contagiar la enfermedad a toda persona o animal que haya estado en contacto con la mascota”, indicó Yujra.

En la comunidad de Pumamaya, al igual que en otras zonas periurbanas de El Alto, muchos vecinos tienen la costumbre de mantener las casas de los canes fuera de sus viviendas al no contar con muros que limiten la propiedad. Por esta razón, las mascotas tienen contacto directo con quienes pasan por el lugar.

Esta forma de tratar a los animales, según las declaraciones de Yujra, es un riesgo ante la serie de infecciones y epidemias a las cuales están siendo expuestas las mascotas.

RABIA MUDA

De acuerdo con el portal Ciencia Médica, algunos animales que están afectados por la enfermedad de la rabia no exhiben síntomas típicos.

A este caso se lo denomina “rabia muda”. Estos animales pueden demostrar otros síntomas de enfermedad general que pueden incluir el evitar contacto con los seres humanos u otros animales, letargo, pérdida de apetito, y eventualmente la muerte. Algunos perros sencillamente aúllan por días enteros y se retiran a lugares oscuros. Pueden perder control de sus piernas traseras.

Un perro puede mostrar solamente síntomas leves de anorexia (el no comer), de apatía y luego es encontrado muerto en tres o cuatro días. A veces el perro no da en absoluto señales de enfermedad y repentinamente se encuentra muerto. Una autopsia post-mortem puede revelar la enfermedad

“En este caso, el propietario del perro hizo vacunar a su mascota en las campañas de prevención, aspecto que llama la atención porque el animal presentó una rabia muda (sin síntomas), logrando a afectar a cuatro menores quienes fueron mordidos. Además, estuvo en contacto con 17 personas en el sector, quienes están en tratamiento”, aseguró Yujra.

El responsable de la unidad de Zoonosis asegura que las vacunas podrían no haber dado el resultado preventivo al romperse la cadena de frío de la dosis. Recordó que estos insumos deben permanecer refrigerados para garantizar su efectividad.

Otra posibilidad que se maneja es la posible responsabilidad de la persona que aplicó la vacuna, ya que pudo haber realizado el trabajo de manera inadecuada, por lo que la dosis no generó el efecto que se requiere.

CENTROS DE SALUD

Las personas que llegan a ser víctimas de la mordedura de canes deben acudir a un centro de salud, con la finalidad de poder ser atendidos y evitar la enfermedad. Además, deben comunicar el hecho a Zoonosis del Municipio, con oficinas en el Centro de Referencia Ambulatoria (CRA) de La Ceja de El Alto, con la finalidad de que se realicen los análisis de laboratorio correspondientes y descartar la presencia de rabia canina.

En el caso de Pumamaya, los cuatro menores afectados por mordeduras fueron atendidos en el centro de salud de la comunidad.

Mediante un análisis del Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) se confirmó la infección en el can, aspecto por el que se determinó sacrificar al animal.

El  Diario.


---------*---------
Scroll to Top