Violaciones a niño-niña y adolescentes se triplican

   De 1.619 casos denunciados a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), en los cuatro primeros meses de la presente gestión, los delitos de violación a niños, niñas y adolescentes se triplicó, aspecto que genera preocupación a esta instancia policial.

Para la directora de la entidad especializada, mayor Rosemary Arévalo, en los casos denunciados, la mayoría de los implicados en la comisión del delito de violación, son personas cercanas a al entorno de sus víctimas, ya sea que vivan en la misma casa, sean parte del entorno familiar o estén próximos al barrio o colegio, donde las menores frecuentan.

EN VÍA PÚBLICA

En una reciente denuncia dada a conocer por parte de Arévalo se refiere al caso de una adolescente de 17, en la noche del pasado jueves, llega a ser interceptada por el vecino, un hombre identificado como Javier de 45 años, quien en estado de ebriedad pretendió abuzar de ella, en plena vía pública.

Fue la intervención oportuna de una vecina, la que impidió que la adolescente fuera maltratada, logrando llamar a la vivienda de la menor, para que la familia de ella no solo la auxiliaría, sino que logrará detener al infractor y lo remitieron en calidad de detenido a la entidad policial, bajo la denuncia de violación en calidad de tentativa.

PREMEDITACIÓN

En el presente caso el infractor, pretendió argumentar que desconocía de la comisión del delito, porque se encontraba bajo los efectos del alcohol, pero Arévalo como policía experimentada en estos casos, sabe la excusa de estar alcoholizado no justifica que Javier de 45 años, había ya identificado a su víctima, mucho antes de que encontrara la oportunidad de justificar la comisión del delito de violación.

"La hace caer al piso, posteriormente le rompe la falta de colegio, razón por la que llega a ser auxiliada por una de sus vecinas, quien alarma a la comunidad de Villa Ingavi, para evitar que se cometa el delito de violación. El involucrado es vecino de la víctima, lo que constituye que él ya tenía como objetivo abusar de ella, porque la identificó como una víctima desprotegida", detalló la mayor Arévalo.

INCREMENTO

A la especialista le llama la atención que la comisión de este tipo de delito exista un incremento de casos en comparación con la pasada gestión, donde en el primer cuatrimestre solo se registraron 10 denuncias, mientras que en el mismo mes del 2017 llegan a 33 casos denunciados, “eso indica que se han triplicado los casos”.

En el caso de los delitos de estupro, que significa cuando varones que sean mayores de tres años de las mujeres que acepten tener relaciones sexuales, sea o no con su consentimiento, en este tipo de delitos, también se observa un incremento, del 23,3%, siendo que en 2016 se registraba solo una denuncia, mientras que en la presente gestión se identifica 27 casos denunciados, la mayoría de ellos realizados por los padres de familia de las adolescentes.

ESTADO DE EBRIEDAD

En los casos de violación de personas mayores de edad, en 2016 fueron denunciados 22 delitos, pero en este cuatrimestre este tipo de agresión ocupa 48 procesos, realizados por sus víctimas, "por lo que se han duplicado este tipo de delitos e indica que los infractores en la comisión de este ilícito, estaban en estado de ebriedad, no es un justificativo", reconoce la mayor de policía, destinada a administrar y analizar todos los casos que afectan la integridad humana y la propia vida, tanto de niños, niñas, adolescentes y sobre todo mujeres, conforme a la Ley 348, la norma Integral que Garantiza a las Mujeres una Vida sin Violencia.

ESTUDIO SOBRE PERFIL PSICOLÓGICO DEL DELINCUENTE

Tratados forenses realizados en Barcelona en 2002, describen algunos perfiles psicológicos de los delincuentes sexuales, por ejemplo cuando las víctimas mayores de 16 años, delincuentes sexuales de menores de 16 años y delincuentes condenados por otros delitos no sexuales.

Asimismo se pretende analizar si existen diferencias en los perfiles de personalidad, en función del delito cometido.

Es importante conocer el patrón de comportamiento habitual de las personas que han delinquido ya que puede orientar acerca de sus pensamientos, actitudes y comportamientos más usuales que ayudarán a comprender mejor los motivos que les han llevado a cometer delitos y sus reacciones ante los factores situacionales y ambientales que se han producido. De esta forma se pueden desarrollar programas de prevención y tratamiento en estos sectores de la población delictiva.

Las explicaciones a la delincuencia sexual con adultos y a la delincuencia sexual con niños son de naturaleza distinta (Garrido, Stangeland y Redondo, 1999; Redondo, 1994). En el primero de los casos la mayoría de las veces el delito consiste en una violación, lo que supone el uso de la fuerza o la intimidación de la otra persona con la finalidad de mantener una relación sexual. En el abuso sexual con niños, sin embargo, el comportamiento del adulto agresor hacia su víctima no suele ser violento, y lo habitual es que convenza al menor para mantener la relación.

En la delincuencia sexual con adultos existe, por tanto, un mayor grado de violencia. Así, se puede esperar que este tipo de delincuentes tenga un comportamiento y un estilo de personalidad más parecido al de personas encarceladas por agresiones y robos con intimidación.

Las investigaciones relacionadas con los delincuentes sexuales han sido escasas y de diversa índole. En primer lugar, se han intentado describir las características demográficas y personales más representativas de los agresores así como las circunstancias en las que se producía el delito. Según la recopilación de estudios ingleses y americanos realizada por Hollin (1989) los agresores sexuales son varones, las violaciones suelen suceder en la propia casa de la víctima, frecuentemente por la noche y durante el fin de semana.

En su mayoría, las personas que cometen una violación sabiendo qué están haciendo buscan y se ven atraídos por la idea de ejercer dominación, de hacer que otras personas hagan algo en contra de su voluntad y obedeciendo al interés del agresor. Dicho de otro modo, en una violación lo que se busca no es únicamente sexo, sino que también y especialmente lo que se busca es el ejercicio del poder.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top