Vecinos exigen alcantarillado para urbanización Cala Cala

      Más de 1.200 habitantes de la urbanización Cala Cala, ubicada en el Distrito Municipal 7, exigen a las autoridades la implementación de obras pendientes para el barrio, en especial la conexión de los alcantarillados sanitario y pluvial.

El barrio fue fundado el 15 de agosto de 2009, por lo que cuenta actualmente con siete años de vida, pero, a pesar de este tiempo de existencia, sus vecinos reclaman la presencia de las autoridades municipales y de Gobierno central para que puedan posibilitar la construcción de infraestructura necesaria para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente con parques y plazas.

PROYECTOS

Actualmente, el directorio de la zona se encuentra la cabeza de su presidente Ceferino Apaza, quien dirigirá el barrio hasta 2017. El representante denunció que poco se puede hacer para que su barrio cuente con todos los servicios que tanta falta hace a sus habitantes, hecho que ha dado lugar a que vivan de forma precaria, especialmente por la falta de lo servicios básicos que es imprescindible para un barrio.

En la actualidad, la urbanización solo cuenta con un campo deportivo que fue construido como contraparte con la mano de obra de sus vecinos y un apoyo económico destinado desde el Plan Operativo Anual (POA) de la zona. Además, Apaza aseguró que el monto que recibe el barrio para ejecutar este tipo de proyectos es muy bajo, por lo que las obras que se realizan son insuficientes.

Producto de la carencia de estas principales necesidades, la mayoría de los habitantes de la zona Cala Cala se encuentran privados de vivir en condiciones adecuadas como el resto de los ciudadanos del sector Norte de la urbe alteña.

Ante esto, muchos optaron por utilizar pozos ciegos para adecuar sus servicios higiénicos, mientas se ven obligados a consumir agua de vertiente o de piletas públicas.

“Lamentablemente, vivimos de esta forma porque a pesar de contar con nuestra planimetría global, que es un requisito para la construcción de cualquiera de nuestras necesidades, no podemos acceder a casi nada porque las autoridades municipales se han olvidado de nosotros y otro de los aspectos negativo es que no contamos con un POA suficiente como para dar una solución a nuestras necesidades y eso ha hecho que nuestra zona se encuentre abandonada a pesar de los siete años de vida que tenemos”, dijo el presidente de la zona, Ceferino Apaza.

RECURSOS

La zona cuenta con un POA de 35.000 bolivianos, pero, a falta de muchas obras, este monto solo alcanza para la construcción de algunas cuadras de cordones de acera o el mejoramiento del único campo de juego multifuncional abierto que tiene el barrio.

Varios de los servicios básicos, como el alumbrado público, han quedado a medias, porque no existe un apoyo por parte de las autoridades locales a pesar de su compromiso, por lo que el barrio, por las noches, queda en penumbras, ya que solo un 50% de sus calles cuenta con este servicio debido a que muchos de los postes cuentan con focos quemados que no son sustituidos.

De la mima forma, la construcción de los cordones de acera están en este porcentaje a falta de recursos económicos con los que se pueda posibilitar su implementación total.

SONDEO

DIONICIO MAMANI

“Principalmente necesitamos nuestro alcantarillado sanitario, que tanta falta nos hace. A causa de este tema tenemos que utilizar lo que podamos pero con muchos riesgos de salud, especialmente para nuestros niños que en cualquier momento se pueden enfermar por la contaminación del medioambiente. Además, el deficiente alumbrado público que tenemos en nuestras calles ha hecho que la delincuencia se adueñe de nuestra zona, hasta en pleno día se han entrado a las casas porque no tenemos un módulo policial”.

ALBERTO QUISPE

“Pedimos a las autoridades municipales la implementación de adoquinado de nuestras calles y avenidas, porque, en este sentido, estamos muy abandonados a pesar de que existió un compromiso, pero hasta la fecha brillan por su ausencia. Hace siete años que estamos exigiendo el embovedado de nuestro río Ponkoro, que especialmente en época de lluvia nos trae muchos problemas inclusive de inundaciones en nuestras calles por su rebalse, por lo que poco podemos hacer nosotros”.

ESTANISLAO CONDORI

“Prácticamente no tenemos nada en nuestra zona y por eso exigimos a las autoridades, especialmente municipales, que nos atiendan de una vez por todas con la implementación del alcantarillado que es lo más importante en este momento para nosotros. Por otro lado, no contamos con espacios de esparcimiento, porque el apoyo económico que recibimos como parte del POA es insuficiente para construir campos deportivos o plazas y parques, por lo que nuestra zona es un desierto”.

TEODOCIO VILLCA

“No tenemos los servicios básicos a falta de la implementación del alcantarillado en nuestra zona y eso nos preocupa. Nuestros hijos tienen que darse modos para utilizar algunos lugares para realizar los servicios higiénicos y no siempre podemos tener un pozo séptico en nuestras casas, ni siquiera contamos con agua potable y tomamos agua de vertiente o pozo, de la misma forma nuestras calles necesitan mejoramiento, apenas tenemos algunas cuadras con cordones de acera”.

CEFERINO APAZA

“Principalmente nuestro desafío como dirigentes es el mejoramiento de nuestras calles y el alcantarillado. A pesar de la exigencia a las autoridades correspondientes no nos hacen caso y eso cansa a los vecinos, pero seguiremos en esta lucha. Asimismo, queremos que de una vez por todas nos hagan construir el embovedado de nuestro río Ponkoro porque es una preocupación en la época de lluvia especialmente, porque siempre ha existido en riesgo una inundación a nuestras casas y eso causa mucho miedo”.

El diario.


---------*---------
Scroll to Top