SIP advierte que interés de Morales por reelección asfixia a prensa boliviana

EL INTENTO DE SER REELEGIDO ES EL ÚNICO OBJETIVO DENUNCIA LA SIP.

Medellín (Colombia).- La Comisión de Libertad de Prensa de la SIP denunció hoy el acoso y “asfixia financiera” que sufren los periodistas en Bolivia donde considera que el afán del presidente Evo Morales de ser reelegido “de manera indefinida” socava los cimientos de la democracia.

“La democracia atraviesa un momento crítico por el interés de ampliar el mandato del presidente Evo Morales de manera indefinida”, señala el informe sobre ese país divulgado hoy en Medellín donde la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebra su reunión de medio año.

El informe recuerda que el 28 de noviembre de 2017 el Tribunal Constitucional Plurinacional habilitó a Morales y a su vicepresidente, Álvaro García Linera, a postularse a un nuevo período de cinco años, pese a que la Carta Magna señala que solo pueden hacerlo “de manera continua por una sola vez” y a que ambos ya completan tres periodos.

“En este contexto los medios de información sufren permanente acoso, asfixia financiera y amenazas por parte de varios sectores del gobierno pertenecientes al mismo partido en función del mandatario boliviano”, señala la SIP.

Agrega: “El ataque más frecuente es la calificación de ‘opositores’ a periodistas y medios independientes y ese mensaje hostil se traduce en una incitación a sectores afines al Gobierno para golpear, despojar de equipos y agredir verbalmente a reporteros encargados de la cobertura de conflictos sociales”.

El informe destaca que desde 2016 hay “una campaña organizada desde el Gobierno” con el apoyo de legisladores oficialistas, funcionarios y organizaciones sociales que “intenta desvirtuar el trabajo de investigación periodística al calificar como ‘cártel de la mentira’ a comunicadores, diarios y radioemisoras independientes”.

“El presidente Morales ha declarado a la prensa como su ‘enemigo número uno’, además de calificar a los periodistas como ‘terroristas mediáticos’”, agrega.

Según datos de la Unidad de Monitoreo de la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) citados en el informe, entre 2010 y 2017 fueron registradas 291 agresiones físicas, verbales y amenazas contra periodistas y medios.

Otra forma de persecución a la prensa está en la asignación de publicidad estatal, que excluye a empresas que cuestionan las actuaciones del Gobierno, “al extremo de que hubo medios que despidieron a varios periodistas de investigación y análisis por el temor de perder los anuncios oficiales”.

Como ejemplo de esa persecución, la SIP cita una frase de Morales en 2017, cuando afirmó: “’Medios que no reciben publicidad del Estado son los que mienten, insultan, difaman y desprestigian autoridades, promoviendo además de esta forma el cierre de algunos medios que tienen información que no siempre son a favor del gobierno’”.

El informe recopila además una serie de amenazas, acusaciones, agresiones e incluso intentos de homicidio sufridos por periodistas o medios que no comulgan con los intereses del Gobierno. EFE
 


---------*---------
Scroll to Top