Servicio de Urgencia realizará atención pre-hospitalaria

     El Servicio de Urgencias y Emergencias Médicas de El Alto (SUMA 161) impulsa un nuevo servicio de atención pre-hospitalaria, con lo que se garantizará el cuidado inmediato a los pacientes durante su traslado a centros médicos.

“No ha sido un trabajo fácil ni inmediato”, afirmó Ronald Miranda, responsable del SUMA 161. Durante los últimos años este servicio se había anquilosado y se encontraba prácticamente a disposición y conveniencia de los médicos de los centros de salud y hospitales de El Alto, que lo solicitaba para cualquier caso.

Asimismo, aclaró que las ambulancias no estaban equipadas adecuadamente. Muchas de ellas no contaban con destelladores y otras tenían las sirenas inutilizadas, elementos importantes al momento de ‘abrirse’ paso y llegar con prontitud. Tenían las llantas gastadas y las baterías casi agotadas, evidenciando el poco mantenimiento que recibían.

Sólo se contaba con una camilla, un botiquín de primeros auxilios y un cilindro de oxígeno fijo que se lo tenía que cargar en el brazo con el riesgo de que se caiga (como alguna vez ocurrió) y se inutilice su humidificador.

Tal era el estado de los vehículos que de los 13 que se recibieron de la anterior gestión edil, solamente cinco estaban en condiciones de bajar a la ciudad de La Paz porque al resto se les calentaban los frenos y hasta provocaron un accidente, por lo que dejaron de ir a la sede de Gobierno.

Entonces se compraron instrumentos para la inmovilización de pacientes politraumatizados (férulas espinales largas, cinturones de seguridad, cojines tetracraneales), canastillas con ruedas para transportar los cilindros de oxígeno, destelladores, sirenas y ropa de protección para el personal, que como atendía con su atuendo de casa se exponía a que se le impregnaran enfermedades infecto contagiosas.

Y el pasado 7 de febrero recibió una nueva dotación valuada en 1.081.832 bolivianos: monitores de signos vitales, cilindros de oxígeno, resucitador manual adulto y pediátrico, chalecos de extracción, más destelladores, materiales de limpieza, mochilas para médico, camillas, instrumental quirúrgico, ropa de trabajo, además de dinero para la compra de diésel y gasolina y para el mantenimiento preventivo de diez ambulancias.

AMBULANCIAS

También se procedió a la desconcentración del servicio. Las ambulancias se hallaban concentradas en la zona Norte y Noroeste de la ciudad y ahora están distribuidas por redes de salud. “Esto hace que se llegue más prontamente al llamado de auxilio”, asegura Miranda.

Otro cambio significativo radica en que antes las ambulancias estaban “en un 99 por ciento” sujetas al llamado de auxilio del personal médico de los centros de salud, por lo que “hacíamos la atención y el transporte de pacientes sin un diagnóstico que amerite una urgencia o emergencia médica”, sostuvo.

Entonces, “si era una fractura de dedo, teníamos que asistir; si era un paciente geriátrico que quería ir a su consulta, teníamos que llevarlo. Y cuando estas ambulancias estaban ocupadas transportando pacientes que no ameritaban una emergencia o urgencia médica, se presentaba un paciente crítico ¡no había ambulancias!”, relató.

El Diario.

 

 


---------*---------
Scroll to Top