Sería inviable fijar valor de la canasta familiar

     Una determinación adecuada de la canasta familiar puede ser muy complicada en la práctica por una serie de motivos, porque las familias son de tamaños diferentes, por lo que sería inviable, sostuvo Beatriz Muriel, en torno a las próximas negociaciones entre los trabajadores y el Gobierno sobre el ajuste salarial de este año, mientras que los empresarios insistieron en un diálogo tripartito. La entrevistada es Coordinadora de la Red Eminpro de la Fundación, Inesad.

PROPUESTA

La Central Obrera Boliviana (COB) envió recientemente un pliego petitorio al Gobierno, postulando un incremento salarial basado en la canasta familiar y la productividad. Al respecto, la respuesta del Gobierno fue un aumento asociado a la inflación. “La vinculación de las remuneraciones con la canasta familiar o la inflación es ya conocida en el país; sin embargo, es muy interesante notar que la productividad está adquiriendo cada vez más importancia en este contexto”, sostuvo Muriel,

VALORES

Respecto del valor de la canasta familiar, el secretario ejecutivo del ente laboral, Guido Mitma, dijo recientemente que el sector pretende una remuneración de Bs 8.300 que sería el valor de acuerdo a un estudio de la Universidad Mayor de San Andrés, UMSA. La COB incluyó en el petitorio salarial el tema de la productividad, lo que fue cuestionado por el vicepresidente, Álvaro García Linera.

HOGARES Y CONSUMO

Muriel argumentó que los trabajadores dentro del hogar pueden ser dos o más y dividir gastos por lo que no sería necesario que cada uno tenga un salario al menos igual que esta canasta; añadió que, asimismo, el consumo es heterogéneo entre las familias, lo que implica que los costos de las canastas serían diferentes. Entonces, ¿qué canasta sería la pertinente?, se preguntó.

PODER ADQUISITIVO

El aumento de los salarios para llegar al menos al nivel de la canasta familiar sería sin duda lo deseable, puntualizó; sin embargo, manifestó que, en los hechos, sería inviable por varias razones. En primer lugar, la determinación de los ingresos laborales es esencialmente económica; es decir, responde al desempeño de la producción y de las ventas. De acuerdo con las Encuestas de Hogares publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, alrededor del 60% de los trabajadores bolivianos no tienen ningún patrono del cual reciban algún salario, y muchos de ellos inclusive no pueden ni siquiera generar ingresos mayores al salario mínimo.

INFLACIÓN

Dijo que la inflación es un primer aspecto clave para un incremento salarial, a pesar de que los precios de los productos son, en algunos casos, mayores y en otros menores que ésta.

En el caso de los trabajadores que reciben un salario, las diferencias de precios entre lo que producen y la inflación es asumida por sus empleadores; sin embargo, para la mayor parte de la población ocupada que genera sus propios ingresos, la realidad es que ganará más o menos que su canasta familiar usual, dependiendo del contexto económico del país; además de muchos otros factores, comentó.

PRODUCTIVIDAD

En cuanto a la productividad debería ser considerada como el segundo aspecto clave, adicional a la inflación, para el incremento salarial, indicó.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top