“Se abre un proceso de aislamiento de Bolivia”

Unete a nuestro grupo de WhatsApp! AQUÍ

“Con el triunfo de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil, tomando en cuenta que los presidentes de Chile y Argentina van en la misma línea, Bolivia estaría en un proceso de aislamiento si no utiliza la sobriedad y prudencia en su relacionamiento diplomático”, según el análisis Álvaro Del Pozo.

“Estamos viviendo ya un proceso de aislamiento de toda la región, estamos rodeados de gobiernos que tienen otra mirada política y visión de su realidad y Bolivia lamentablemente sigue en la etapa de apoyar todo lo que haga el presidente Maduro, en eso concentramos y reducimos nuestra política exterior”, manifestó.

La jornada del domingo, la política de la región dio un giro en Sudamérica con el triunfo de Jair Bolsonaro que logró la presidencia de su país con un contundente 55,13 % frente al 44,87 % de Fernando Haddad, 55 años y del Partido de los Trabajadores,

Ante esta situación, el analista internacional sugiere que Bolivia debería ser más sobria y prudente en el relacionamiento diplomático porque países pequeños como el nuestro, dijo, deben ser más profesionales en la diplomacia.

“Países pequeños como el nuestro debería proyectarse con diplomacias más profesionales, serias y coherentes en base a los intereses que tiene Bolivia y no con los amigos de coyuntura que son los amigos ideológicos”, aclaró Del Pozo.

“Los bolivianos deberíamos reflexionar más si estamos en un proceso electoral y a un año de cambiar de Gobierno, porque el que elijan los bolivianos deberá pensar en encausar una política exterior más seria y coherente; y no dar los cargos diplomáticos a excomandantes o exjugadores”, precisó.

“Tenemos que pensar que el próximo Gobierno debe encauzar una política exterior de lo más seria, porque hasta ahora no hemos sido capaces de elaborar una política exterior de verdad; es una tarea imperiosa hacer con órganos importantes, idóneos y diplomáticos de carrera, que no sea premio para excomandantes y exjugadores de fútbol”, agregó Del Pozo.

En ese sentido, Del Pozo fundamenta la elección de Jair Messias Bolsonaro como una muestra del cambio del ciclo político que se está dando en la “región con gobierno de centro o de derecha, pero este mandatario, recién elegido, es más bien identificado como de esquema ultraderechista”, puntualizó.

“La llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil muestra el cambio del ciclo político que se está dando en la región, es decir, el cambio del ciclo socialista del siglo XXI a posiciones de centro y derecha, pero en este caso se lo ha identificado como de ultraderecha y son pocos los países que mantienen un pinte del socialismo del siglo XXI”, afirmó.

En ese sentido, el cambio de esquema que está sucediendo en el mundo, seguramente Bolivia tiene que ubicarse, en el contexto de lo que significa económicamente Jair Bolsonaro, quien está muy ligado con el sector económico muy poderoso de Brasil y lo que le interesa a Bolivia es la relación de compra del gas.

“Seguramente lo que le interesa a Bolivia es la relación principal vinculada al gas y eso debíamos preocuparnos, porque nosotros al tener un Gobierno que ideologiza muchos las relaciones internacionales y no se concentra con los intereses de Estado (…) puede crear tensiones con el vecino”, indicó.

Entonces, la política exterior de Bolivia no está muy bien y la muestra clara, según Del Pozo, fue el silencio de los países vecinos sobre el fallo del tema marítimo, e animó a propiciar o empujar una negociación entre Bolivia y Chile.

“De alguna manera no hemos visto muestras de los vecinos que hayan intentado empujar a Bolivia y Chile a negociar, todos con el fallo han estado silenciosos. Por lo tanto esto demuestra que Bolivia no ha podido generar relaciones, interesantes, profundas e intensas y menos estratégicas por lo parece que vamos a estar con absoluta tensión y vulnerabilidad”, señaló Álvaro Del Pozo, analista internacional.

El Diario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!