Sánchez llega a Bolivia con tren bioceánico en la mira y en momento más promisorio de relación bilateral (Presentación)

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, llegaba el martes a Bolivia para una visita de 24 horas en el momento más promisorio de la relación bilateral fundada en 1842 y con el tren bioceánico en la mira.

    Parte de su primera gira latinoamericana a 2 meses de asumir en el Palacio de La Moncloa, en reemplazo de su antecesor Mariano Rajoy, Sánchez, que proveniente de Chile seguirá luego de Bolivia a Colombia  y Costa Rica, llegará hacia las 17h30 locales (21h30 GMT) a la ciudad boliviana de Santa Cruz de las Sierra, 900 km al este de la sede del gobierno boliviano, La Paz.

    Se trata del "país donde la gira tiene el mayor contenido, sustancia en materia bilateral", resumió la vicecanciller boliviana Carmen Almendras en declaraciones a la ABI.

    Lo mismo, el embajador boliviano en España, Ramiro Tapia, subrayó que la visita de Sánchez se registra "en el mejor momento de la relación bilateral".

     Sánchez llegaba a Bolivia días antes de que su colega boliviano Evo Morales perfeccione más aún con su colega peruano, Martín Viscarra, el proyecto de construcción y financiamiento del Tren Bioceánico Central que pasará por Bolivia y unirá el sur de Perú, en el Océano Pacífico, y el este de Brasil, en Atlántico, por medio de una ferrovía de 3.850 km lineales, en el que España ha mostrado especial interés.

     Morales y Sánchez se encontrarán para reafirmar el marco de la agenda bilateral acicateada por la cooperación, la empresas medianas y pequeñas de España que en Bolivia ejecutan obras de infraestructura y bienes.

    Tales como la Maxman que convierte a Bolivia en exportador de explosivos para faenas mineras a Chile y Brasil, en asociación con las Fuerzas Armadas bolivianas.

     La relación de negocios de Bolivia y España está, por supuesto, signada por la radicación de la gigante petrolera española REPSOL en el área hidrocarburífero boliviano y, en el orden político pareció recibir un acicate con la llegada de Sánchez, de 46 años y miembro del Partido Socialista Obrero Español (PESOE) a La Moncloa, no hace 3 meses.

    "Ahora mismo existe una buena sintonía política", puntualizó Almendras.

     Sánchez y Morales renovarán la relación bilateral, con una tónica que no ha conocido jamás, ni siquiera cuando el presidente español José María Aznar, del derechista Partido popular visitara Bolivia en 1998, durante el gobierno del dictador y presidente legal boliviano Hugo Banzer, la última vez que un jefe del gobierno España desarrollara una visita de Estado a este país sudamericano.
Cc                   ABI

 


---------*---------
Scroll to Top