Reserva Guarayos asediada por ganaderos y migrantes

CIPCA DESARROLLA SISTEMAS AGROFORESTALES PARA PRESERVAR BIODIVERSIDAD DE LA RESERVA.

El Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) advierte tensiones entre los diferentes actores que actualmente habitan la Reserva Forestal Guarayos y recomienda a los diferentes niveles del Estado prestarle más atención a las acciones económicas productivas de las familias indígenas y campesinas, frente a una creciente expansión por parte de las propiedades privadas y acciones del monocultivo agroinsdustrial.

La directora de la regional Santa Cruz, Gizel Caballero Leiva, en entrevista con ANF, informó que la Reserva Forestal Guarayos, creada en 1969 bajo el decreto supremo 12268 y el decreto 08660 de 1975, conserva en la mitad de su superficie área boscosa, sin embargo, el otro 50% del área ha sufrido la tala de árboles y cumple otro tipo de funciones para el monocultivo agroindustrial y la ganadería.

“La relación es tensa (…). Al margen de ser un área de reserva forestal, los compañeros indígenas guarayos tienen un pedazo de Tierra Comunitaria de Origen (TCO), pero también los empresarios y los campesinos que han migrado de tierras altas se expanden con sus propias actividades”, señaló.

Según la investigadora, los datos estadísticos muestran que sobre las más de 1.1 millón de hectáreas que tiene la reserva, hay muchos intereses económicos y políticos. “Los compañeros dicen que los mapas del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) tiene una información, mientras que la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) tiene otra, esta situación, sin duda, sugiere la necesidad de mayor coordinación entre ambas instancias”.

ÁREA BOSCOSA

“En términos reales, por lo menos la mitad de la reserva tiene área boscosa, la otra mitad ya ha sido talada o utilizada por pequeños campesinos como efecto de la migración que se da fuertemente desde hace diez años, y con más fuerza en los últimos tres años, y los intereses de empresarios, ya sean ganaderos y agroindustriales que han ido ganando concesión de las áreas y planes de manejo que han cumplido su ciclo”, explicó.

Según la ABT, hasta el 2016, la Reserva Forestal Guarayos era de 1.114.512 hectáreas de las cuales 596.769 has (54%) eran bosques y 274.054 ha (25%) destinadas a diversos usos, que actualmente están ocupadas ilegalmente por empresarios, campesinos, colonos, menonitas, rusos, concesionarios mineros y otros.


---------*---------
Scroll to Top