Represión en Nicaragua: aumentan a 127 los muertos tras noche de terror

Residentes de Masaya relataron este martes escenas de terror en las calles de esa ciudad, donde desde el viernes pasado se registraron esporádicas y auténticas batallas entre manifestantes armados con gomeras y bombas molotov, por un lado, y policías y lo que opositores describen como grupos paramilitares leales a Ortega, por otro.

La crisis es la más sangrienta en Nicaragua desde los años 80 y la mayor que enfrenta Ortega, que ha dominado la política del país centroamericano durante las últimas cuatro décadas, desde su retorno al poder, hace 11 años.

El director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh), Álvaro Leiva, dijo hoy que al menos 10 personas murieron, 62 resultaron heridas y 10 desaparecieron en enfrentamientos en Masaya, una ciudad de 100.000 habitantes ubicada 25 kilómetros al oeste de la capital, desde el sábado pasado hasta esta madrugada.

Uno de los fallecidos fue un profesor de secundaria de 23 años que murió de un disparo en el torso, una herida que indica que “fue ejecutado, sin duda, por francotiradores”, prosiguió Leiva.

Entre los muertos identificados se encuentran también un joven de 15 años, un policía de 22 y un hombre de 27 años, agregó.

Según dijo a periodistas el sacerdote Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel en Masaya, ese hombre de 27 años “fue ejecutado” por una oficial que le disparó al pecho cuando estaba detenido e indefenso, informó la agencia de noticias EFE.

El sacerdote católico Augusto Gutiérrez, cuya parroquia queda en el barrio de Monimbó de Masaya, denunció que fuerzas de seguridad lanzaron anoche un “ataque generalizado”, una “invasión de la ciudad con armamento pesado”.

A pesar de que los ciudadanos mantienen barricadas en las entradas de la ciudad, policías antimotines y grupos armados lograron entrar en vehículos todoterreno y reprimir a los pobladores, contó Gutiérrez, citado por diarios locales.

MASAYA, NICARAGUA/Agencias


---------*---------
Scroll to Top