Prendería usada expande espacios desde postergación de control

En la ciudad de La Paz, así como El Alto y otras ciudades, los comercializadores de prendería usada han buscado expandirse, sobre todo desde la postergación del tratamiento de definir el control de la comercialización de este tipo de mercadería de contrabando.

Los mercados Rodríguez, de Villa Fátima y Villa Copacabana, en la ciudad de La Paz, han destinado de una a dos calles a la oferta de la prendería usada, la misma que se vende tanto en puestos fijos (tiendas), como en pequeños móviles asentados en la acera.

Mientras que en la feria de la 16 de Julio (El Alto) los jueves y domingo, la oferta de ropa de segunda mano puede ocupar más de 10 cuadras o siete calles íntegras.

PRECIOS

Los comercializadores de ropa usada observan que los precios de estos productos se incrementaron en más del 30% y 50%, como consecuencia de los anuncios de control, que fueron determinados por el Gobierno, que por norma delega la responsabilidad de control a los gobiernos municipales.

“Los internadores de ropa usada, que son familias en Oruro –sobre todo ellos– han hecho subir la mercadería y ahora para nosotros es más difícil acomodar y lograr recuperar el capital invertido. Antes las chamarras para temporada de frío eran ofrecidas hasta en Bs 50, porque están bien usadas y eran sacones largos. Ahora las chamarras pequeñas, se ofrecen desde Bs 80 hasta 100 y nadie quiere comprar”, explicó Cristina Huanca, comercializadora en Villa Fátima a EL DIARIO.

La entrega de fardos amarrados con sunchos, sin planchar y con el riesgo de mantener algunos gérmenes en el interior de estas prendas, como consecuencia del almacenamiento húmedo que existe en los puertos de Chile, es otra de las características que se puede notar en la feria de la 16 de Julio. Estos fardos son distribuidos a los puestos de ropa usada desde horas 10.00.

El comercio de la feria y de otros puestos a nivel del departamento de La Paz explica que anularon la contratación de lavadores y planchadores de la ropa usada, porque significaría incrementar sus costos y en comparación con las prendas nuevas, no habría ninguna diferencia, explicó Huanca.

CHAMARRAS NACIONALES

Mientras las chamarras realizadas por mano de obra nacional, ofrecidas en el sector denominado “Las Mañeras” o los chalecos de muy buena calidad, tienen precios que oscilan entre Bs 40 hasta 55. Las chamarras hasta la cadera registran precios variables desde Bs 60 hasta 80 y las chamarras largas hasta los muslos o rodillas se ofrecen desde Bs 120 hasta 150.

Estos, con gran diferencia de prendas usadas, son productos elaborados por mano de obra nacional y son totalmente nuevos, garantizando la higiene y evitando el peligro de contraer enfermedades.

“Nosotros traemos chamarras nuevas, que son confeccionadas por talleres nacionales y si se compara con la ropa usada, que antes se decía que era destinada a la gente pobre, no hay mucha diferencia en precio, pero si en la calidad, nuestra ropa es nueva y bien confeccionada”, explicó a EL DIARIO Juan Salinas, confeccionista y vendedor en el sector de “Las Mañaneras”.


---------*---------
Scroll to Top