Potabilización doméstica del agua

     La carencia de agua potable, que derivó en un severo racionamiento y decaimiento en su calidad, se vio afectada por la apertura y cerrado de válvulas; además de sarros y otros contaminantes que se desprenden de las tuberías que ocasionan la turbidez, dejando bajos parámetros en la calidad y apariencia del líquido elemento.

Para mejorar la calidad del agua, existen fórmulas caceras. El Departamento de Laboratorio Central de Control de Calidad del Agua Potable realizó las siguientes recomendaciones: El agua puede filtrarse con ayuda de una tela, preferiblemente de algodón y que sea lo suficientemente gruesa como para retener las impurezas, puede ser un saquillo de azúcar, pero sin inscripciones.

Se puede utilizar una botella de refrescos de dos litros, quitándole su base. Por ella se inserta la referida tela de modo que este bien retorcida. La boca de la botella se coloca en un recipiente que tenga capacidad mínima de 5 litros. Efectuada esta instalación, se procede a echar en la base de la botella, sobre la tela retorcida, el agua impura que se reciba en los domicilios. Una vez llenados 5 litros, con agua que se observa cristalina, después de aplicarse dicho procedimiento, se le ponen tres gotas de lavandina, para terminar de asegurar la potabilidad del agua.

OTRO PROCESO

Se emplea un barril grande, que se llena parcialmente con una capa de arena sobre piedras pequeñas. El agua se vierte, en la parte superior de una botella y fluye a través de la arena que atrapa el sedimento. El agua clara resultante sale de un caño instalado en el fondo del barril.

Puede colocarse una capa de grava en la parte inferior y luego una capa de arena, donde se vierte el agua turbia. Las capas de arena deben cambiarse cada dos a tres semanas para impedir que crezcan bacterias en el sedimento atrapado en las partes superiores de las capas de arena y se recontamine el agua.

EBULLICIÓN

Este tratamiento permite matar todos los gérmenes y microorganismos presentes haciendo hervir el agua contaminada. Después hervirse en ciertas cantidades durante cinco minutos. El agua tratada por ebullición puede tener un sabor diferente por la falta de oxígeno. Este problema puede solucionarse agitándola enérgicamente para re-oxigenarla.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top