OEA exhorta a resolver caso por vía diplomática

La presidencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) exhortó a los gobiernos de Bolivia y Chile a resolver el caso de los nueve bolivianos detenidos por carabineros chilenos por la vía diplomática y a través del diálogo.

El vicepresidente del Consejo Permanente de la OEA, Jean Víctor Harvel, quien presidió la reunión, a tiempo de agradecer a las autoridades bolivianas por informar en aquella instancia el caso de los nueve bolivianos detenidos, pidió resolver el tema lo más antes posible.

“En relación a este asunto, el Consejo Permanente exhortó a los países involucrados a efectuar el uso de todos los mecanismos de diálogo y de diplomacia, a fin de resolver la situación lo más rápidamente posible”, dijo.

El canciller Fernando Huanacuni, a tiempo de exponer los motivos por los cuales presentó la denuncia contra el Gobierno de Chile ante la OEA, pidió al ente internacional apoyo para lograr la liberación de los dos militares y siete trabajadores de la Aduana Nacional de Bolivia.

“Hoy (14 de junio) acudimos a la Organización para poner el caso en conocimiento de los países miembros, y denunciar ante la comunidad internacional la injusta detención de nueve ciudadanos bolivianos, dos militares y siete servidores públicos de la Aduana boliviana, cuando cumplían sus funciones de lucha contra el delito transnacional de contrabando, en la frontera que une a Chile con Bolivia”, expuso.

La autoridad detalló que los nueve funcionarios bolivianos fueron detenidos arbitraria e ilegalmente por carabineros de Chile, bajo hostigamiento y agresión, con uso excesivo de violencia, cuando también se incluyó disparos de amedrentamiento con “serios indicios de tortura”.

Continuó señalando que “durante esta injusta detención, tres de los funcionarios bolivianos sufrieron múltiples heridas y contusiones, posteriormente fueron trasladados contra su voluntad al cuartel de la Subcomisaría de Colchane, en territorio Chileno, donde procedieron a registrarles y tomarles los datos personales”, dijo Huanacuni.

Agregó que, una vez situados, los connacionales en un cuartel militar, aproximadamente a la medianoche, horas después de su detención, el fiscal de la localidad de Pozo Almonte procedió a interrogarlos, sin la asistencia de defensa legal como corresponde en derecho.

Posterior a ello, los nueve bolivianos fueron privados de libertad acusándolos de tres supuestos delitos: contrabando, robo con intimidación y porte ilegal de armas.

HECHOS RELACIONADOS

El canciller boliviano aprovechó la oportunidad para referirse a la actitud chilena con respecto a otros casos relacionados con los bolivianos detenidos. Por ejemplo, se refirió al caso específico de las visas que el Gobierno del vecino país negó a varias las autoridades bolivianas.

De forma general, sostuvo que en este año se negó la visa a diferentes autoridades bolivianas, entre ellos al Ministro de Justicia, Ministro de Defensa, presidente de la Cámara de Senadores, presidenta de la Cámara de Diputados y altos funcionarios de las Fuerzas Armadas.

“Bolivia no exige visas a ningún ciudadano chileno, ya sea particular u oficial, porque creemos en la hermandad de los pueblos, en la integración y en la ciudadanía universal, en el marco de la diplomacia de los pueblos”, indicó.

Asimismo, dijo que se privó de los derechos de la libertad de expresión a los periodistas bolivianos. El 24 de marzo, dos periodistas bolivianos, que intentaron ingresar a Chile para buscar información y dialogar con los connacionales, fueron retenidos, requisados e incomunicados en el aeropuerto de Santiago.

Sostuvo que uno de ellos, el camarógrafo, inclusive fue puesto en un avión comercial y devuelto a Bolivia. La periodista fue obligada a firmar un documento para no ejercer la profesión, además se le negó la asistencia consular.

A este tema adicionó el caso de otros periodistas bolivianos que también fueron detenidos y requisados cuando se trasladaban a Chile, invitados a la inauguración del vuelo de una nueva aerolínea.

“Al margen de los principios de los derechos de la libertad de expresión, fueron obligados a firmar documentos de compromiso para no ejercer la profesión en el territorio chileno”, dijo.

MALTRATO A FAMILIARES

También sostuvo que los familiares de los bolivianos detenidos fueron discriminados por su vestimenta y nacionalidad, inclusive una familiar que vestía pollera tuvo que despojarse de su vestimenta típica para visitar a su hijo.

“Una madre no pudo ingresar y visitar a su hijo porque llevaba una pollera, que es una falda originaria muy usada por las mujeres indígenas aymaras, fue autorizada a ingresar cuando se cambió toda la ropa”, continuó.

De ese modo, el diplomático denunció el caso y recordó que acude ante la OEA, porque es un espacio privilegiado de diálogo. Resaltó los importantes avances desarrollados en cuanto a corporación entre los diferentes países miembros.

Por su parte, el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce Zaconeta, argumentó que se hace un llamamiento a Chile al diálogo, apegado al artículo 24 de la Carta de la OEA, cuyo texto expresa: “las controversias internacionales entre los Estados miembros deben ser sometidas a los procedimientos de solución pacífica señalados en esta Carta”.

Asimismo, desmontó cada una de las acusaciones que imponen a los nueve bolivianos en referencia al delito de robo con intimidación y violencia; del porte y tenencia de armas prohibidas y el delito de contrabando, en la que se evidenció en cada caso las injusticias.

“Señor Presidente y presentes de este Consejo, el Estado boliviano tiene la obligación de llevar a todas las instancias internacionales esta situación inhumana que ofende el derecho de los seres humanos y que demuestra odio y discriminación en contra de los ciudadanos bolivianos: Bolivia no cederá en denunciar estos hechos”, manifestó Arce.


---------*---------
Scroll to Top