Nueva adenda con Argentina abre paso a “incertidumbre”

La Fundación Jubileo advierte a través de sus investigadores especializados en hidrocarburos, que la firma de la reciente adenda al contrato de compra-venta de gas con Argentina abrió el candado a la incertidumbre sobre los ingresos fiscales para el Estado.

“Ya abrimos la puerta para hacer un cambio; algo que era impensable, por último se podría haber dicho que se ingresaba a temas jurídicos- pero el abrir el contrato nos está dejando una incertidumbre muy grande hacia delante sobre los ingresos que se percibirán por el gas”, afirmó la investigadora Sandra Sánchez.

El embajador de Argentina Normando Álvarez dijo ayer en Radio Fides que ambas partes expresaron su conformidad en torno a la adenda suscrita entre autoridades de Bolivia y el país vecino.

Durante la mayor parte del año Bolivia manda 11 Millones de Metros cúbicos al día, en dos meses será 15 y en invierno será 18. Lo bueno es que mientras Bolivia manda más el precio es mayor. Señaló que el yacimiento de Vaca Muerta tuvo un crecimiento impresionante y hoy abastece 40 por ciento de la demanda del mercado interno de su país.

REDUCCIÓN

La especialista dijo que con la reducción de volúmenes de gas que se plantea por dos años con la nueva adenda al contrato entre YPFB e Ieasa, se puede esperar que Argentina luego busque que ese periodo se amplíe.

“Vemos que en Vaca Muerta se está incrementando una política agresiva para tener más reservas, se amplíe su matriz energética (…). La proyección es que haya igual más recortes a partir de 2021, lo cual genera más incertidumbres”, señaló a ANF.

En esa línea, el experto Raúl Velásquez dijo que la adenda firmada el 14 de febrero en la ciudad de Santa Cruz, resalta el problema de la falta de mercados.

El Diario