Murillo exige a Costa pruebas

El senador Arturo Murillo rechazó las acusaciones de la diputada Jimena Costa y le exigió a que pruebe la existencia de presuntos casos de acoso político, tráfico de influencias o “venta de pegas” en la bancada de Unidad Demócrata.

El legislador calificó como “una terrible difamación” la denuncia de la diputada Costa y que afecta la “honorabilidad y transparencia” de las personas a las que acusa, porque según Murillo, su colega “no tiene capacidad de sobresalir” por lo que recurre al “escándalo de cocina”.

“Acusa de acoso político, de venta de pegas. Debería denunciar si tiene pruebas donde corresponde. Para que las persona acusadas sean suspendidas. Al final es comadre de (Gabriela Montaño) y ella podría ayudarle a procesar a las personas, en este caso a mí”, declaró el senador.

Costa afirmó este viernes que el problema en la bancada es que unos “viejos políticos” quieren imponer “viejas prácticas”, pero que los jóvenes que son nuevos en la vida política no están dispuestos a someterse.

Denunció que en realidad hay quienes quieren mantener los cargos para seguir “robando” los sueldos de los funcionarios, afirmó que si no acepta las redes de corrupción del MAS por lo tanto tampoco las tolerará en la oposición.

Pero Costa en el pleno de la Cámara de Diputados ratificó sus denuncias, sostuvo que en esta instancia legislativa existe acoso político, extorsión y cobros indebidos a los servidores públicos, así como funcionarios “fantasmas” que solo firman su ingreso y su salida.

“Son falsedades las que se hacen. Hay gente que tranza principios. El escándalo en Diputados es que hay un jefe de bancada elegido que es Gonzalo Barrientos con 40 firmas y se hizo una paralela con Norman Lazarte y la que maneja es la señora Costa”, afirmó Murillo.

El senador vinculó a esta fracción de Unidad Demócrata con el MAS, dijo que no es casual que Margarita Fernández y Santos Paredes que avalaron la acción de inconstitucionalidad abstracta por la reelección indefinida ahora sean parte de este bloque que impulsa a Lazarte como jefe de bancada.

El legislador dijo sentirse cansado de tanto acoso político. “Ya estoy cansado del acoso político, ella (Costa) es odiadora de los hombres”, sostuvo, al argumentar que pretenden “etiquetarlo” como machista y misógino.

La diputada Fernanda San Martín reforzó los planteamientos de su colega Costa, y denunció que algunos de sus colegas sufrieron presiones para cambiar su respaldo al jefe de bancada de Norman Lazarte a Gonzalo Barrientos. Murillo negó este extremo “jamás se hizo esto”, dijo.

 


---------*---------
Scroll to Top