Municipios sin planes de contingencia ante desastres

Unete a nuestro grupo de WhatsApp! AQUÍ

Pobladores desconocen normas para prevenir desastres naturales.

La temporada de lluvia registrada en el país preocupa a la población debido al aumento del caudal de agua en los ríos que podría derivar en desbordamientos con consecuencias funestas. Al respecto, según la ciudadanía, los municipios no cuentan con planes de contingencia que permitan contrarrestar y responder oportunamente frente a los desastres que podrían ocasionar los fenómenos climatológicos.

La ciudadanía considera que las autoridades municipales no son activos ni toman las medidas necesarias para evitar los efectos de los fenómenos climáticos y que actúan, una vez que ocurrieron los desastres naturales. No tienen instrumentos para la activación de las alertas tempranas y los levantamientos de los daños sus cuantificaciones son lentas.

Asimismo, señalan que todos los municipios debieran tener planes de contingencia para enfrentar cualquier emergencia, pero la creación de una dirección de gestión de riesgos y planes de contingencia es solamente para responder al momento, a corto plano y no están apuntando a la prevención.

En Sucre, algunos ciudadanos sostienen que no conocen si existen planes de contingencia en los municipios para contrarrestar los fenómenos climáticos.

Por su parte, en la ciudad de Potosí afirman que están presupuestados en los POAs anuales, pero que existe mucha burocracia para hacer desembolsos para las familias afectados de un desastre natural.

“Es burocrático, porque primero tienen que hacer la evaluación, la cuantificación de parte los técnicos y eso tarde mucho tiempo… lo que debiera ser, es atender en forma rápida”

Manifestaron que las autoridades deben tomar en cuenta que un plan de contingencia es para tomar medidas y para evitar los efectos de los fenómenos climáticos, de esa manera evitar las riadas que pudiesen afectar a las viviendas. En ese sentido, es necesario que las autoridades en los municipios deben prever con antelación en las comunidades y no esperar que ocurra un desastre natural para actuar.

COCHABAMBA

Por otro lado, los vecinos que viven en las orillas del río Taquiña, afectados por un aluvión el pasado 6 de febrero, identificaron al menos tres debilidades que frenan la atención oportuna a las familias afectadas por desastres en Tiquipaya.

La falta de coordinación entre las instituciones y comisiones que integran el Centro de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), la escasa capacitación en gestión de riesgos y la ausencia de un protocolo para atender a los damnificados después del evento fueron los aspectos cuestionados por varias personas durante la realización de un simulacro.

“Lo que pasó con la mazamorra nos dejó traumados. Cada que se nubla, niños y jóvenes entran en pánico y desesperación porque tienen miedo que se vuelva a repetir. Necesitamos psicólogos y profesionales capacitados para superar este trauma”, indicó Víctor Flores, un participante.

Para el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Alcaldía, Roberto Campero, “lo primero que tienen que hacer las personas es buscar un sitio seguro. Deben subirse al segundo o al tercer piso de sus viviendas hasta que pase el aluvión. La experiencia que vivimos mejoró considerablemente la capacidad de reacción ante este tipo de evento”.

La actividad de simulación hizo hincapié en el procedimiento para rescatar y atender a heridos, niños y ancianos. Más de 1.000 estudiantes de la unidad educativa Jesús Maestro replicaron el protocolo con apoyo de sus maestros, funcionarios de Defensa Civil, de la Gobernación y de la ONG Save the Children.

NORMAS DE PREVECION

Para el subgobernador del municipio El Puente en Tarija, Bartolomé López, que los efectos de los desastres naturales, deben ser un tema de análisis permanente, porque los desastres como lo ocurrido en el rio San Juan del Oro a causa de la riada en la gestión pasada no se ha podido recuperar.

Asimismo, la autoridad sostuvo que entre las acciones para mitigar los fenómenos naturales se debe hacer campañas de plantaciones de árboles y tomar conciencia ciudadana de que el hombre es el causante del cambio climático, “en la actualidad ya no se puede prever, antes por lo menos sabíamos los cambios climáticos mirando las fases de la luna”.

La ley N° 602 de ley de gestión de riesgos promulgado el 13 de noviembre de 2014, tiene como objeto de regular el marco institucional y competencial para la gestión de riesgos que incluye la reducción del riesgo a través de la prevención, mitigación y recuperación y; la atención de desastres y/o emergencias a través de la preparación, alerta, respuesta y rehabilitación ante riesgos de desastres ocasionados por amenazas naturales, socio-naturales, tecnológicas y antrópicas, así como vulnerabilidades sociales, económicas, físicas y ambientales.

El Diario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!