Mujeres de Achacachi se enfrentan a la Policía

 La intención de la protesta era llegar hasta la puerta de la cárcel de San Pedro. Un grupo logró burlar el cerco policial. Exigen la libertad de sus dirigentes y una reunión con la esposa del vicepresidente

En medio de sollozos y de rodillas, así más mujeres de Achacachi protagonizan su protesta en la ciudad de La Paz. Exigen justicia y plantean una reunión con Claudia Fernández, la esposa del vicepresidente, Álvaro García Linera.

Tras marchar por el Prado paceño, donde con lágrimas se arrodillaron pidiendo justicia, las mujeres llegaron hasta la cárcel de San Pedro, con la intención de visitar al dirigente de la Fejuve de Achacachi, Esnor Condori, detenido preventivamente en este recinto penitenciario.

La Policía hizo un cerco e impidió que lleguen a la puerta principal. Hubo forcejeos entre las mujeres y los agentes que bloqueaban su paso. Al final se gasificó la protesta para despejar el lugar.

Un segundo grupo logró bural el cerco y llegaron hasta la puerta principal del recinto penitenciario.

Quieren hablar con la "segunda dama"

Dentro de su paso por las principales calles de la sede de Gobierno, el grupo de "madres" de esa población, solicitaron hablar con quien consideran la "segunda dama", porque a su juicio atenderá sus reivindicaciones al ser mamá y mujer.

En declaraciones al portal Urgentebo, Fernández sostuvo: "claro yo puedo conversar, pero mucho de ayuda no podré hacer porque entiendo que es un tema municipal y de la justicia y realmente yo no podría involucrarme en esos temas”.

Son dos semanas del conflicto en Achacachi, mismo que ahora se traslada a la ciudad de La Paz. Los pobladores de ese municipio de la provincia Omasuyus exigen la destitución de su alcalde, Édgar Ramos y la liberación de tres de sus dirigentes procesados por los hechos violentos de febrero.

Esta mañana la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) confirmó el respaldo a la protesta y no descartó sumarse a las medidas de presión y al bloqueo de caminos; en tanto, el Gobierno mantiene sus denuncias de conspiración opositora y estadounidense detrás  del movimiento vecinal.
El Deber


---------*---------
Scroll to Top